Por la compra de los dos hoteles 'Beverly'

Nueva Rumasa adeuda 7,3 millones a la familia Radó

Nueva Rumasa adeuda a la familia Radó un total de 7,34 millones de euros por la compra de las acciones que ésta posesía en las sociedades Estancia Hotelera y Maspalomas Hoteles, que explotan dos establecimientos hoteleros bajo la marca comercial 'Beverly'.

Así consta en la denuncia interpuesta ante la Fiscalía por los empresarios mallorquines contra la familia Ruiz-Mateos por los presuntos delitos de estafa, falsedad en documento mercantil y estafa procesal.

La denuncia, presentada en marzo, se dirige contra el fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, sus seis hijos varones, las sociedades Clesa, Dhul, Carcesa, Wersdale Trade España y Juan Antonio Povedano como representante de esta última.

El grupo formado por la familia Radó se considera estafado "por un conglomerado de personas y empresas que se presentan con la denominación de Nueva Rumasa", a la que vendió su participación en ambas sociedades, valorada en 11,69 millones de euros. El pago de una parte del importe (9,46 millones) se aplazó durante cinco años.

Los compradores, según explica, presentaron "multitud de garantías y avales personales que ahora dicen que son falsas, ya que las firmas, alegan los denunciados en un procedimiento judicial, habrían sido falsificadas".

Posteriormente, Nueva Rumasa negó en un comunicado de prensa que las firmas fueran falsas, pero la familia Radó considera que "la mera alegación de dicha falsificación en un procedimiento judicial sería constitutiva de un delito de estafa procesal".

Además, la familia Radó denuncia que tras la venta y habiendo pagado "solo una muy pequeña parte del precio, los denunciados hipotecaron los dos hoteles por grandes sumas", sin destinar las cantidades obtenidas al pago de la operación.

En concreto, afirma que constituyeron hasta cinco hipotecas sobre el Hotel Beverly Park de Canarias a favor de Banco Santander en garantía del pago de 33,71 millones de euros, así como una hipoteca a favor de Cala Pins S.L. en garantía del pago de 27,4 millones. En una ampliación de esta denuncia la famila Radó advierte de que la entidad Cala Pins "podría estar ejecutando dicha hipoteca vía notarial".