Es el territorio opaco que recibe más inversión española

Hacienda elimina a Hong Kong de su lista negra de paraísos fiscales

España firmó el viernes un convenio de doble imposición con Hong Kong que supondrá la eliminación del mayor paraíso fiscal de la lista negra de Hacienda. El pacto implicará un importante ahorro para las empresas españolas que invierten en el gigante asiático.

Hacienda elimina a Hong Kong de su lista negra de paraísos fiscales
Hacienda elimina a Hong Kong de su lista negra de paraísos fiscales

No se trata de un acuerdo cualquiera. El convenio de doble imposición que la vicepresidenta económica, Elena Salgado, firmó el viernes con Hong Kong implica cumplir una vieja reclamación de las empresas españolas, que encontraban muchas dificultades para invertir en la región china. Hong Kong forma parte de la lista de paraísos fiscales de la legislación española aprobada en 1991 y es la principal puerta de entrada a China, la segunda economía del mundo.

En la práctica, el pacto fiscal supone reducir la fiscalidad y eliminar trabas burocráticas. "El convenio facilitará la presencia de empresas españolas", indica Rafael García Llaneza, de Uría Menéndez. De hecho, el BBVA, la empresa española con más inversiones en China, ya pidió en 2008 que se firmara un pacto fiscal con Hong Kong.

El texto del convenio, al que ha tenido acceso CincoDías, afecta al IRPF, al impuesto sobre sociedades y al impuesto sobre la renta de no residentes, entre otros impuesto. Respecto a los beneficios empresariales, se indica que solo podrán gravarse en uno de los dos países, lo que permitirá reducir la factura fiscal de las empresas.

El pacto tributario afecta a dividendos, cánones y beneficios empresariales

Por otra parte, la legislación española contempla la exención de los dividendos obtenidos en el exterior. Sin embargo, esta normativa no se aplica cuando el origen de los beneficios procede un territorio considerado paraíso fiscal, lo que penalizaba a las empresas con intereses en Hong Kong. De hecho, la mayoría de beneficios fiscales incluidos en el IRPF o el impuesto sobre sociedades no se aplica en operaciones con países opacos.

En 2010, la inversión española en paraísos fiscales creció un 108% hasta alcanzar los 440 millones de euros. El 91% de este importe acabó en Hong Kong. El protagonismo de la región china se debe a que BBVA invirtió el pasado verano 400 millones para acudir a la ampliación de capital del China Citic Bank.

La mayor parte del dinero que sale de España con destino a Hong Kong procede de entidades financieras, cuya presencia en China cada vez es mayor. La firma del convenio de doble imposición con la región china se produce después de que España pactara acuerdos similares con Andorra y Panamá, dos países que también tenían la consideración de paraísos fiscales. De hecho, la inclusión de Panamá en la lista de territorios opacos dificultó la inversión de empresas como Sacyr que participan en la ampliación del canal de país suramericano.

La presión internacional provoca que muchos territorios opacos llamen a la puertas de Hacienda para alcanzar acuerdos de intercambio de información fiscal. En los próximos años, la mitad de los 48 paraísos fiscales que contempla la legislación española podrían salir de la lista negra de Hacienda.

La presión internacional dispara los convenios

No hay nada como una crisis económica para que los gobiernos se conciencien del perjuicio que provocan los paraísos fiscales. El deterioro de las finanzas públicas a partir de 2008 provocó un incremento de la presión contra los países opacos que, de momento, ha surtido efecto. En 2007, se firmaron en todo el mundo solo 23 acuerdos de intercambio de información fiscal mientras que en 2010, la cifra alcanzó los 451 pactos.

Países como Andorra, Suiza o Luxemburgo se han lanzado a firmar convenios de doble imposición después de que los paraísos fiscales monopolizaron las cumbres del G-20 el año pasado. Estados Unidos y Alemania han liderado esta cruzada contra los territorios opacos, a quienes acusan de incentivar el fraude fiscal y de acoger dinero procedente de actividades ilícitas. Desde la Agencia Tributaria española aseguran que esta vez la guerra contra los territorios opacos va en serio. Sin embargo, una cosa es comprometerse en un documento a intercambiar información fiscal y otra muy distinta cumplirlo.

Los expertos son escépticos ante la avalancha de convenios fiscales y temen que todo quede en papel mojado. La OCDE asegura que vigilará que los acuerdos tributarios firmados por paraísos fiscales realmente se cumplan. Sin embargo, la economía de la mayoría de los llamados territorios off-shore se fundamenta precisamente en su opacidad tributaria. Solo así puede entenderse que, por ejemplo, en las Islas Vírgenes Británicas estén registradas casi un millón de empresas cuando su población no alcanza los 20.000 ciudadanos.

Esta desproporción también se produce en las Islas Caimán, que es el tercer paraíso fiscal que más inversión recibe procedente de España.