La competitividad española, a debate
Las grandes empresas se conjuran para recuperar el crédito de España
Las grandes empresas se conjuran para recuperar el crédito de España

Las grandes empresas se conjuran para recuperar el crédito de España

El sector privado presentó ayer en sociedad el Consejo Empresarial para la Competitividad. Las 17 grandes compañías que lo han impulsado junto con el IEF pretenden que sirva para generar opinión, así como para organizar visitas internacionales orientadas a restaurar la imagen de la economía española en el extranjero. También fomentará el diálogo con sindicatos, patronal y autoridades.

Pocas veces se puede ver a tantos presidentes de multinacionales sentados en torno a una misma mesa. Es algo que no sucede gratuitamente, sino cuando confluyen circunstancias excepcionales. Para los 17 empresarios ayer reunidos en la sede central de Telefónica ha llegado el momento de que el sector privado arrime el hombro para recuperar la imagen exterior de la economía española.

César Alierta, máximo responsable de Telefónica, fue el encargado de presentar en público el Consejo Empresarial para la Competitividad, un think tank que él mismo presidirá temporalmente y cuya creación adelantó CincoDías la semana pasada. "Empujar la competitividad del país exige cambios, medidas y reformas, pero también experiencia, conocimientos y trabajo compartido", señaló Alierta. "Quienes estamos aquí queremos aportar nuestra experiencia para mejorar las cosas", apuntó.

Más concretamente, el Consejo generará opinión (documentos, foros, etcétera) y concertará "visitas internacionales", según apuntó el director general de la asociación empresarial, Fernando Casado. La actividad, asimismo, tendrá dos públicos diferenciados: a nivel interno se fomentará el diálogo entre sindicatos, patronal e instituciones públicas, tratando de buscar el "consenso" que ha faltado en meses anteriores, mientras que de fronteras afuera se realizarán road shows para fomentar la marca España. "La imagen que se tiene fuera del país no se corresponde con la realidad", resaltó Alierta. La idea del Consejo se fraguó tras la reunión que mantuvieron en noviembre 37 empresarios con el presidente del Gobierno. En este sentido, Alierta quiso dejar claro que la iniciativa "no es un tirón de orejas al Gobierno", sino más bien el fruto de los contactos entre los responsables de las compañías a raíz de dicha reunión. El presidente de Telefónica aseguró también que el Consejo es "un ejercicio de responsabilidad social corporativa total" y que no pretende suplantar la actividad de otras asociaciones empresariales, sino complementarlos. Tanto CEOE como "diversas instituciones" han saludado el nacimiento del Consejo, según Alierta.

Una tercera parte del PIB español

En el Consejo participan el IEF y 17 de las principales compañías del país, desde constructoras (ACS, Ferrovial, Acciona) a bancos y cajas (Santander, BBVA, La Caixa), energéticas (Repsol, Iberdrola) o de consumo (Inditex, Mercadona, El Corte Inglés, Mango). Su facturación conjunta representa el 35,2% del PIB, y cuentan con 1,7 millones de empleados, según recalcó el director general de la asociación, Fernando Casado.

Grupo limitado pero abierto a más miembros

Una de las cuestiones que más destacan del recién nacido Consejo, que celebró ayer su primera reunión para fijar un calendario de actuación, es su reducido tamaño. Para César Alierta, presidente de Telefónica y primer responsable de la asociación empresarial, la lista de miembros no está cerrada. Si se ha optado por ser inicialmente casi una veintena es por motivos de "agilidad y funcionamiento".

Otra tema es cómo puede contribuir un think tank de grandes empresas a solucionar los problemas de la economía española si ésta está configurada básicamente por pymes. La respuesta fue clara: internacionalización. Si de algo pueden presumir muchas de las compañías impulsoras del Consejo es de su alto índice de internacionalización. El director general de la asociación, Fernando Casado, que tendrá a su disposición los departamentos de estudios de las empresas participantes en la iniciativa, subrayó que "se aportará el know-how para que las pymes puedan exportar".

Ejemplo de EE UU

Los laboratorios de ideas privados son una práctica común en el extranjero, especialmente en Estados Unidos. Los dos ejemplos citados por César Alierta, y que indican a qué se quiere parecer el Consejo, son de ese país: el Council for Competitiveness y el Commerce Industrial Council.