Ha recibido varias inyecciones millonarias

La CE se pronunciará "en los próximos días" sobre la reestructuración de WestLB

La Comisión Europea anunció hoy que se pronunciará "en los próximos días" sobre los planes de reestructuración de WestLB, una de las cajas de ahorros alemanas que tuvo que ser rescatada durante la crisis financiera.

"Mis servicios y yo mismo estamos analizando lo enviado (desde Alemania). Me pondré en contacto con el Gobierno federal en los próximos días para estudiar los próximos pasos", dijo el comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia, en un comunicado.

La Comisión Europea (CE) recibió anoche dos planes de reestructuración distintos -uno elaborado por la entidad y otro por el Gobierno-, justo cuando terminaba el plazo dado por la CE a Alemania para que presentase una solución definitiva para el banco, que ha tenido que recibir varias inyecciones millonarias desde el comienzo de la crisis.

El Gobierno alemán dividirá en cuatro unidades operativas WestLB

El Gobierno alemán ha propuesto dividir el banco WestLB en cuatro unidades operativas para facilitar la posibilidad de que pueden incorporarse a fusiones o ser vendidas en un futuro, según recoge la última propuesta del Ejecutivo germano para reestructurar la entidad (que recibió ayudas públicas por valor de 7.000 millones de euros) enviada a la Comisión Europea.

En concreto, las cuatro nuevas unidades, autónomas desde un punto de vista organizativo, pero dependientes desde un punto de vista legal del paraguas de WestLB, son Verbund & Corporates, Specialised Finance, Transaction Bank y Group & Service Functions.

Según la actual propuesta, WestLB reducirá aún más sus activos totales y sus activos ponderados por riesgo antes de 2015. "Esto significa que, comparado con la cifra prevista en la decisión inicial de las ayudas estatales, el WestLB reducirá sus activos totales y sus activos ponderados por riesgo en aproximadamente un tercio", explica.

Asimismo, recoge que la futura reducción del tamaño del banco propuesta en este plan de reestructuración implica unos costes financieros que deberán ser asumidos por los propietarios, el estado North Rhine-Westphalia y el Gobierno federal alemán, pero tiene en cuenta los requisitos establecidos por la Comisión.

El Gobierno alemán remitió este martes a la Comisión Europea el plan de reestructuración revisado de la entidad, que ha sido aprobado por la junta de supervisión del banco, dentro del plazo de tiempo acordado, y confía en que logre el visto bueno de Bruselas.

El Ejecutivo comunitario había denunciado que WestLB recibió demasiadas ayudas públicas y había dudado de la viabilidad futura de la entidad. Por ello, exigió a las autoridades alemanas nuevas medidas de reestructuración para limitar las distorsiones de competencia o la devolución progresiva de las subvenciones.

Ep - Berlín