Vende terminales en prepago

Orange asalta la farmacia en busca de nuevos mercados

Primer móvil para mayores de venta en botica.

Las cifras hablan de millones de móviles repartidos por España, de personas con varios terminales en el bolsillo y de números que dan a entender que hasta los bebés nacen con un teléfono debajo del brazo. Todo ello, porque las estadísticas oficiales aseguran que hay casi 54 millones de líneas celulares en territorio nacional, lo que da una media de 1,15 móviles por persona.

Pero las compañías saben que esto no es así; que una cosa es la realidad de las cifras y otra la cotidiana. Y son perfectamente conscientes de una verdad: no todo el mundo tiene móvil.

Por supuesto, los bebés no disponen de un terminal. Tampoco la mayoría de los niños de cinco años, aunque algunos sí. Pero eso no es un problema. Con este grupo de población solo hay que esperar. Antes o después -cada vez más antes que después- terminarán por ser clientes.

Hay otro segmento de población, sin embargo, que tampoco tiene móvil y al que no basta con sentarse a esperar a que acaben llamando a la puerta de las operadoras celulares. Son las personas de cierta edad, que no han crecido rodeados de la última tecnología, pero a quienes un móvil puede hacer un gran servicio.

No se puede decir que las compañías se hayan olvidado de este segmento de población. Hace tiempo que Telefónica, Vodafone y Orange pusieron en el mercado terminales especiales, con las teclas más grandes para que puedan verlas sin gafas y con las funciones más utilizadas al alcance de un solo botón.

Estos móviles han funcionado, pero con matices. Son más bien un regalo que los hijos o nietos hacen a sus padres o abuelos, pero las barreras siguen existiendo.

Orange ha detectado que hay una frontera que separa a las operadoras de las personas mayores que nadie había tenido en cuenta hasta ahora. Es la tienda tecnológica, el lugar donde se vende el móvil rodeado de un lenguaje incomprensible, de cientos de terminales y de una atmósfera en la que algunas personas pueden no sentirse cómodas.

¿Y dónde lo estarían? Orange apuesta por la farmacia. La operadora de móvil se ha convertido en la primera compañía en España en romper la barrera y poner a la venta móviles en las boticas.

Se trata de un terminal especial, diseñados específicamente para las personas mayores. No solo se trata de un cambio de ubicación, de ir allí donde las personas mayores acuden y donde se sienten en un entorno seguro y confiable, sino de poner a su disposición un teléfono para sus necesidades concretas. Por eso, las teclas y la pantalla son grandes, el teclado tiene voz y el volumen es ajustable. A ello se unen otras funcionalidades, como llamadas y SMS, por supuesto, pero también radio, linterna y un botón de emergencia que permite alertar de problemas con llamadas y mensajes a los familiares elegidos o al 112 con solo deslizar este botón.

El móvil se vende en prepago a un precio de 39 euros con 12 euros de saldo. Y en la misma farmacia se encargan de darlo de alta y del papeleo.