Reunión con el primer ministro sueco

Merkel exige un debate constructivo sobre la crisis de la eurozona

La canciller de Alemania, Angela Merkel, exigió hoy en Berlín el inicio de un debate constructivo sobre la crisis de la eurozona.

Tras mantener una reunión con el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, preparatoria para la cumbre de la Unión Europea (UE) del 16 y 17 de diciembre en Bruselas, Merkel rechazó las críticas vertidas contra Alemania por el jefe del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker.

En unas declaraciones al semanario Die Zeit, Juncker tachó a Berlín de "simplista" y "antieuropeo" y de querer crear "temas tabú" por negarse a la emisión de bonos europeos para superar la crisis. "Hay que trabajar con tranquilidad y orientados a la cumbre", señaló Merkel, quien añadió: "Y esa tranquilidad es precisamente mi aportación".

La canciller insistió en su negativa a los fondos europeos y alegó que implicaría una pérdida de competitividad entre los países y una necesidad de reformar el Tratado de la UE. "Esta discusión no ayuda a seguir adelante", recalcó Merkel.

La canciller alemana y Reinfeldt trataron además durante su reunión en la Cancillería sobre los mecanismos permanentes a establecer para hacer frente a futuras crisis a partir de mediados de 2013.

Suecia, aunque no está en la zona euro, mostró su disposición a participar en el fondo de rescate para Irlanda. "Ahora de lo que se trata es de unir nuestras fuerzas para buscar una buena solución para el futuro del euro", afirmó Merkel junto a Reinfeldt.

El primer ministro sueco mostró su apoyo a las palabras de Merkel y dijo que su país está dispuesto a suscribir ligeros cambios en el Tratado de la UE y una política financiera fuerte desde Bruselas.

Para otros países de la zona euro con eventuales problemas, Reinfeldt dijo hoy que su país analizará cada caso para adoptar una decisión.