Podrían durar dos semanas

El plan de rescate del FMI, el BCE y la UE para Irlanda estará listo la semana que viene

El plan de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para Irlanda probablemente estará listo la semanda viene, y podría ir acompañado de la publicación del plan de austeridad de cuatro años por parte del gobierno irlandés, según fuentes de la UE.

"(Las negociaciones) se cerraran a tiempo", dijo una fuerte comunitaria conocedora de las negociaciones. El Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzó hoy en Dublín conversaciones formales con el Gobierno irlandés para diseñar un plan de rescate encaminado a sanear su sistema bancario y enderezar su política presupuestaria.

El equipo del FMI, formado por 12 personas, llegó este jueves a la capital irlandesa encabezado por el director de su Departamento en Europa, Ajai Chopra, y el experto en banca Ashoka Mody, quien el elaboró en el pasado varios informes anuales sobre la economía irlandesa.

Todos los periódicos de este país abren hoy sus portadas con la fotografía de Chopra cubriendo a pie el trayecto de unos 15 minutos que le separa de su hotel en Merrion Square, frente a los edificios gubernamentales, y las oficinas del Banco Central Irlandés en Dame Street.

Ni taxis, ni limusinas para el alto funcionario, observan algunos comentaristas. Austeridad parece ser el mensaje que quiere enviar el FMI al Ejecutivo de Dublín durante su misión, que podría alargarse durante casi dos semanas.

El FMI ha insistido estos días en que, además de una económica, tiene una "agenda social", después de que la oposición irlandesa haya advertido de que el coste del rescate financiero tendrá un gran impacto sobre la ciudadanía, en especial sobre los más desfavorecidos.

El embajador irlandés de la Unión Europea (UE) en Washington, John Bruton (también ex primer ministro), calificó la llegada del FMI como un "día muy, muy triste para Irlanda".

En este sentido, el primer ministro, Brian Cowen, ha afirmado que nadie tiene que "avergonzarse" por la presencia del FMI, la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) en el país.

Aunque insiste en que su Gobierno no ha presentado aún una solicitud formal de ayuda a la UE, su ministro de Finanzas, Brian Lenihan, ha reconocido que el sistema bancario necesita intervención internacional para sobrevivir.