Liberalizar el servicio

AENA ultima la licitación de las primeras torres de control aéreo

AENA licitará "en semanas" el control en las primeras torres de aeropuerto, en un proceso que su presidente calificó de "liberalización" del servicio y no de "privatización". Juan Lema reconoció el retraso en la negociación del convenio de los controladores.

El presidente de AENA, la empresa propietaria de los aeropuertos públicos y el principal proveedor de navegación aérea, anunció ayer la licitación "en las próximas semanas" de las primeras torres de control dentro del plan estatal para liberalizar el servicio de control de torre y abrirlo a la competencia.

Juan Lema aseguró durante su intervención en unas jornadas sobre infraestructuras sostenibles que se equivocan aquellos que "quieren presentar este proceso de liberalización" como un intento de "privatización". Se mostró convencido de que este cambio redundará "también" en una "reducción de costes y una mejora de la calidad, mientras que la seguridad se mantendrá en el nivel máximo, ya que todas las decisiones operativas seguirán dependiendo de AENA", explicó Lema.

Además, agregó que, tras plantear la entrada de capital privado en AENA, se detectó la "necesidad" de abordar una reforma estructural del sistema de navegación aérea, porque se había convertido en "uno de los más ineficientes de Europa por los altos costes y la baja productividad del colectivo de controladores".

En virtud del nuevo modelo, AENA separará en dos sociedades filiales diferentes las navegación aérea y la gestión de los aeropuertos. De esta forma, será AENA Aeropuertos SA la empresa titular de la red de 43 aeropuertos públicos, permitiendo que el sector empresarial tome hasta un 30% de su capital y participe en su gestión.

Todas las medidas puestas en marcha permitirán rebajar las tasas de ruta un 15% en dos años, así como eliminar el actual déficit de 200 millones de euros de la tasa de aproximación en 2013.

Lema abordó también el problema de los controladores y reconoció que las negociaciones para renovar su convenio "no avanzan todo lo rápido" que el ente desearía, ya que sigue habiendo "una enorme resistencia al cambio" por parte del colectivo.

Hizo un llamamiento a los controladores para que abandone "las nostalgias del pasado" e insistió en que "la hora de las amenazas se ha pasado". "AENA está dispuesta a negociar", afirmó el presidente de la compañía, quién añadió que si el sindicato de los controladores, USCA, considera que debe convocar una huelga "tendrá que explicar por qué lo hace", después de haber firmado un acuerdo con la compañía el pasado 13 de agosto. Al respecto, Lema aseguró que AENA "cumple punto por punto" lo pactado.

Tras anunciar que mañana tiene previsto reunirse la mesa negociadora, Lema agregó que desde AENA están dispuestos a "discutir de todo" dentro de los marcos que fija la ley".

La clave

Lema dijo que el problema de la negociación radica en que, de los 480 millones de masa salarial pactados entre AENA y USCA, una parte está destinada a cubrir las 80 horas extras máximas que pueden hacer los controladores, y "que no se están haciendo".