Año complicado

Pastor prevé un 2011 duro por el coste del pasivo y la menor actividad

Cauto, realista, pero positivo. Así se mostraba el presidente de Banco Pastor, José María Arias, respecto a los resultados de la entidad hasta septiembre, presentados el viernes, así como a las previsiones de cara al próximo ejercicio. "El 2011 también va a ser una año complicado, más por los costes del pasivo y por la menor actividad y demanda de crédito que por la morosidad". Arias señaló, sin embargo, que la entidad gallega ya ha llevado a cabo una parte muy importante de las dotaciones requeridas por el supervisor.

Precisamente por las fuertes provisiones realizadas -de 161 millones de euros-, la firma ha visto mermar su beneficio en los nueve primeros meses del año un 48%, hasta los 61,8 millones.

La entidad destacó que en los últimos resultados trimestrales, no se han tenido en cuenta las plusvalías de 60 millones generadas por las últimas operaciones corporativas. En su lugar, estos ingresos se contabilizarán en el último trimestre del año.

Así, respecto al cierre del ejercicio, Arias apuntó que "el principal núcleo de actuación será la máxima prudencia, por lo que destinaremos la mayor parte del beneficio a incrementar las reservas genéricas".

La firma contaba a septiembre con una cobertura para préstamos morosos del 84% y prevé que esta cifra se sitúe al cierre del ejercicio en torno al 92%.

Más crédito y depósitos

El banco con sede en La Coruña logró incrementar la financiación un 9,2%, hasta los 21.364 millones de euros. Parte de este crecimiento se debe, según destacó la propia entidad, al éxito de la Hipoteca 049, que motivó en los nueve primeros meses de 2010 un aumento de los préstamos para la compra de vivienda del 51%. Por su parte, los recursos de clientes se elevaron un 12,4% hasta los 15.613 millones de euros.

La tasa de morosidad se situó al cierre del tercer trimestre en el 5,09%.