El incremento de la factura eléctrica

La subida del precio de la luz provocará un aumento de una décima en el IPC

El incremento del precio de la luz provocará, según los cálculos realizados por este periódico, una subida de una décima de la inflación. Un alza que reducirá aún más el poder adquisitivo de las familias, muy condicionado por el repunte del paro y el aumento de impuestos.

Una usuaria revisa la factura de la luz.
Una usuaria revisa la factura de la luz.

Más de 20 millones de hogares y de pequeños negocios que tengan una potencia contratada inferior a los 10 kilovatios verán cómo a partir de octubre el recibo de la luz subirá un 4,8%. Industria calcula que el coste para un usuario medio será de 1,7 euros al mes, aunque el impacto sobre el índice de precios al consumo será aún mayor.

Según los cálculos realizados por este periódico, la última subida de la luz (ya se elevó un 2,6% en enero, a lo que hay que sumar el incremento de dos puntos del IVA de cada recibo) va a provocar un incremento de una décima en el IPC. Para la realización de esos cálculos se ha tenido en cuenta la ponderación que tiene la electricidad dentro de ese índice (el 2,67%) y se le ha aplicado el incremento del 4,8% anunciado ayer por Miguel Sebastián.

La ponderación de cada uno de los elementos que configuran el IPC se actualiza mediante la encuesta de presupuestos familiares, que elabora anualmente el INE, en la que se fija lo que representa cada elemento en el conjunto de gastos de los hogares. Y la electricidad es uno de los que más ha crecido ya que ha pasado de representar un 2,4% sobre el total en 2007 al 2,69% en 2010, lo que supone un incremento del 12%. En este aumento ha jugado un papel fundamental el uso masivo de electrodomésticos en los hogares, en los que hay una media de entre 20 y 30 unidades, en especial los vinculados al aire acondicionado, que han incrementado sustancialmente el coste del recibo de la luz.

Pero el principal problema de la subida de la luz es el contexto en el que se produce. Con una cifra de parados por encima de 4,5 millones de personas y una actividad fuertemente estancada, los hogares llevan varios años ahorrando ante la falta de confianza en la evolución de la economía. Ese indicador empezó a crecer a partir del primer trimestre de 2008 como consecuencia del recrudecimiento de la crisis económica y la desconfianza de los hogares y tocó máximos en el último trimestre de 2009, con una tasa del 18,8% sobre la renta bruta disponible. En el primer trimestre de este año ya ha caído al 18,5% y puede seguir haciéndolo ante el impacto que están teniendo en el poder adquisitivo de las familias el final de la percepción de la prestación de desempleo o las subidas de impuestos.

Y la principal de ellas ha sido el aumento del IVA, cuyo tipo general pasó del 16% al 18% a partir del 1 de julio mientras que en el caso del reducido pasó del 7% al 8%. Este incremento impositivo provocó un aumento en tasa interanual de la inflación hasta el 1,9% en julio, lo que supuso el nivel más elevado desde noviembre de 2008. De esos 1,9 puntos, según los cálculos realizados por este periódico, al menos siete décimas estuvieron generadas por el aumento de impuestos. De hecho, el INE, quién se encarga de realizar esa estadística, destacaba en la nota de prensa de julio el traslado inmediato del alza del IVA en alimentos, bebidas no alcohólicas, gas y viajes organizados, "lo que provocó un alza de cuatro décimas en tan sólo un mes".

Los consumidores ven "injusta" la medida

Los asociaciones de consumidores calificaron ayer de "desproporcionada e injusta" la subida de la luz. Así, la organización Ceaccu señaló que el alza acumulada en el año, que se acerca al 10%, es cinco veces superior a la subida del IPC. "Es un aumento injusto, ya que representa un perjuicio para 25 millones de usuarios, mientras que beneficia sólo a cinco grandes compañías".

Además, Ceaccu expresó su rechazo al dato de Industria sobre la existencia de cinco millones de usuarios, potenciales beneficiarios del bono social, ya que según, sus cálculos, sólo son tres. Por su parte, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) reclamó la ampliación de los beneficiarios del bono social y la eliminación de la subida del IVA.

El incremento del precio de la luz también va a tener un efecto demoledor sobre los autónomos, tal y como recalcó ayer la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). "El aumento de la tarifa será un nuevo sablazo y una losa para familias y autónomos, que afectará directamente al consumo, en un momento en que la situación por la que atraviesan miles de autónomos es límite", señaló en un comunicado.

La cifra

10% es la cifra estimada de subida del precio de la luz en el conjunto de 2010, lo que supone cinco veces más de la previsión para el IPC.