Tras llegar a un acuerdo con el PNV

El Gobierno aprueba mañana sus PGE más austeros y detalla la subida fiscal

El Consejo de Ministros aprueba mañana el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2011, que contendrá previsiblemente una subida impositiva en el IRPF para las rentas más altas, según han confirmado fuentes del Ejecutivo, que mañana se detallará.

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, será la encargada de informar de los aspectos esenciales de estas cuentas, cuya aprobación se ha asegurado el Gobierno gracias al acuerdo alcanzado entre el PSOE y el PNV.

Salgado no quiso confirmar esta mañana, a preguntas de los periodistas en el Congreso, esa subida para las rentas más altas que adelantaron ayer fuentes del Ejecutivo. "Mañana lo confirmaré, el tramo que sea y la propuesta que haga el Gobierno", se limitó a señalar la ministra en los pasillos de la Cámara Baja.

Las citadas fuentes explicaban ayer que se está ultimando una subida en el IRPF a las rentas superiores a 120.000 ó 130.000 euros , que podría ser de entre dos y cuatro puntos por encima del tipo impositivo actual del 43%.

Según la última memoria tributaria publicada por Economía, la de 2008, los contribuyentes que ganaban más de 120.000 euros brutos al año fueron 165.638 en las declaraciones presentadas entonces -las del ejercicio anterior- y entonces pagaron a Hacienda 11.106,5 millones de euros.

Habrá que esperar a mañana para que Salgado confirme a quién y en qué medida se sube los impuestos y qué repercusión tendrá esa medida sobre las arcas públicas: si supondrá un aumento significativo de ingresos o será un retoque simbólico para que los que más ganan aumenten su aportación al erario público.

Los Presupuestos para 2011 que mañana presentará el Gobierno seguirán siendo muy austeros para cumplir con los objetivos de reducción del déficit público, y así contendrán un recorte del gasto del entorno del 8% para el conjunto de las cuentas y del 15% para los ministerios.

El Gobierno ha prometido que los recortes no serán tan altos en materias como infraestructuras y ciencia.

Así, Salgado y el titular de Fomento, José Blanco, confirmaron el pasado agosto que en estas cuentas se recuperan 500 millones de los recortes que se habían previsto para infraestructuras, que permiten reanudar o acometer obras paradas con el ajuste del gasto público aprobado previamente para reducir el déficit.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha insistido en que la inversión en I+D será una "prioridad indiscutible" en los presupuestos de 2011 y en que se plantea un escenario "cercano a la congelación".

El objetivo de estabilidad presupuestaria para 2011, el conocido como techo de gasto no financiero, asciende a 122.256 millones de euros, un 7,7% menos que en 2010.

El Gobierno pretende que el déficit público caiga al 3% del producto interior bruto en 2013, y tiene como objetivo que el próximo año sea del 6%.