Descarta una recaída en la recesión

La OCDE propone aplazar las medidas de austeridad si sigue la desaceleración

Las medidas de austeridad deben de aplazarse si la desaceleración de la recuperación de la económica mundial persiste, explicó hoy en Viena el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría.

El economista mexicano sostuvo que la debilidad económica es mayor de lo esperado en la segunda mitad de 2010, pero descartó una recaída en la recesión.

"Lo que estamos viendo es una desaceleración de la recuperación, pero todavía estamos en territorio positivo. Nuestra visión es que se trata de una debilidad temporal, pero no vemos que se vaya a caer en territorio (de crecimiento) negativo", explicó Gurría en Viena.

Aún así, reconoció que la debilidad económica es mayor de la inicialmente prevista, lo que supone un nuevo desafío que debe de afrontarse con "flexibilidad".

"Teníamos unas previsiones sobre el debilitamiento de la recuperación en el segundo semestre. La cuestión era conocer cómo de débil iba a ser, y tengo que decir que la desaceleración es mayor de lo que pensábamos", afirmó. Advirtió de que había que estar vigilante sobre la naturaleza de la actual situación y, en caso de que la desaceleración fuera persistente, retrasar la aplicación de las medidas de austeridad.

"Si vemos que las debilidad económica persiste, quizá entonces se pueda retrasar la aplicación de las medidas de consolidación fiscal", agregó en referencia a las medidas de austeridad acordadas para atajar el problema del endeudamiento de algunas economías.

"El gran problema que afrontamos es el equilibrio entre recuperación y consolidación fiscal", recalcó Gurría sobre la encrucijada del momento actual.

"Siempre hemos visto que la consolidación fiscal debía de empezar en serio en algún momento del año próximo. ¿Por qué? Porque estamos todavía asistiendo a la consolidación de la recuperación", destacó.