Con la atención puesta en la deflación

El Banco de Japón se reúne para estudiar los tipos de interés

El Banco de Japón (BOJ) inició hoy su reunión mensual de dos días para estudiar los tipos de interés, con la atención puesta en la deflación y en el entorno económico en Estados Unidos y Europa.

Se espera que el comité monetario del emisor nipón mantenga los tipos en el bajísimo nivel del 0,1% en el que están desde finales de 2008.

Los analistas especulan con la posibilidad de que el BOJ decida medidas adicionales de flexibilización monetaria para tratar de frenar la subida del yen, especialmente ante la incertidumbre que rodea la situación de la economía de EE UU.

Algunos expertos han apuntado a que el dólar, que actualmente se mueve en torno a los 85,5 yenes, podría caer esta semana por debajo de la barrera de los 85 yenes, lo que marcaría su mínimo en 15 años. Una moneda local fuerte perjudica a las empresas exportadoras japonesas, ya que ven mermados sus beneficios en el extranjero a la hora de repatriarlos.

En su reunión de julio, el banco central nipón revisó al alza su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Japón en el año fiscal 2010 hasta el 2,6%, frente al 1,8% que proyectaba en abril.

También señaló que la economía nipona muestra "nuevos signos de una recuperación moderada", tras salir en el segundo trimestre del año pasado de su peor recesión de la posguerra.

Asimismo, espera que la temida deflación en Japón deje de amenazar a la recuperación japonesa en el año fiscal 2011, después de tres ejercicios consecutivos con los precios en caída.

En mayo, el BOJ realizó varias inyecciones a las instituciones financieras para respaldarles a la hora de afrontar las turbulencias en los mercados, por un valor total de 5 billones de yenes (unos 44.000 millones de euros).