La demanda más que duplica la oferta

El Tesoro paga el 3,39% para colocar 3.900 millones de euros en bonos a tres años

El Tesoro español ha colocado bonos a tres años por importe de 3.903 millones de euros, cerca del máximo de 4.000 millones de euros que se esperaba. El tipo medio de la colocación ha sido 3,31% frente al 2,007% de la subasta anterior de abril mientras que el marginal ha alcanzado el 3,39% frente al 2,03%.

El Tesoro español ha colocado bonos a tres años por importe de 3.903 millones de euros, cerca del máximo de 4.000 millones de euros que esperaba. El tipo marginal ha sido el 3,39% frente al 2,03% de la subasta de abril. Por su parte, el tipo medio ha sido del 3,31% frente al 2,007% anterior.

La subasta ha alcanzado unas peticiones de 8.251 millones de euros, con una ratio de cobertura de 2,1 veces. Se trata del primer cara a cara con el mercado tras la rebaja de calificación de la deuda española anunciada por la agencia de medición de riesgos Fitch el pasado 28 de mayo.

Todas las subastas celebradas en mayo han ofrecido rendimientos crecientes, una muestra de que a España le cuesta cada vez más -casi el doble que a Alemania- colocar su deuda en los mercados.

En las últimas semanas el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, el de referencia en Europa, se ha disparado y ha llegado a superar los 210 puntos básicos, su máximo histórico desde septiembre de 1996, pero hoy después de la subasta ya cotiza por debajo de los 200.

Sobre este asunto, el director del área de Deuda Soberana de Moody's, Pierre Cailleteau, explicó ayer que lo grave no es el nivel en el que se sitúe esta prima de riesgo, sino que la economía española no creciera o se estancara, "algo que no ocurre en España pero que podría pasar".

La deuda soberana española es objeto de la desconfianza sobre la evolución de la economía española a corto y medio plazo, sobre todo después de que la agencia de calificación crediticia Standard and Poor's bajara el 28 de abril la calificación de la deuda a largo plazo de España hasta el nivel "AA".

José Manuel Amor, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI), aclara que los mercados valoran las medidas del Gobierno como un medio para reducir el déficit pero las consideran ineficaces para asegurar la solvencia y el crecimiento a largo plazo.

Ahora, de entre las grandes agencias de medición de riesgos sólo Moody's mantiene la máxima calificación -la misma que tiene Alemania- para las emisiones soberanas españolas.

En la primera puja celebrada tras el anuncio de S&P, el Tesoro tuvo que elevar el interés marginal de los bonos a cinco años en 0,73 puntos, hasta situarlo en el 3,580%, una rentabilidad que no se ofrecía por este tipo de deuda desde noviembre de 2008, después de la quiebra de Lehman Brothers.

A continuación, la rentabilidad de las letras a un año subió al 1,699% -la mayor desde diciembre de 2008-, para colocar 4.359 millones de euros, y pocos días después el rendimiento de las letras a seis meses prácticamente se duplicó, al pasar del 0,76% al 1,320%, su nivel más alto desde enero de 2009.

Los datos de mercado indican que las emisiones a más largo plazo sufren en menor medida la desconfianza del mercado, ya que en la subasta de obligaciones a 10 años celebrada en mayo el aumento de la rentabilidad fue anecdótico, y pasó del 3,864% de abril al 4,074%.

Mayor coste "inevitable"

El Ministerio de Economía y Hacienda afirmó que hoy la subasta de bonos a tres años celebrada hoy, que se ha saldado con una emisión de 3.903 millones de euros, muy cerca del máximo de 4.000 millones de euros que esperaba captar, supone "un signo de que los inversores siguen teniendo mucho interés en la deuda pública española".

Fuentes del departamento que dirige Elena Salgado señalaron a Europa Press que los inversores no residentes han copado más del 50% de la subasta, lo que también supone una buena señal para la deuda española.

En referencia, al tipo marginal del 3,394% al que se ha realizado la emisión y que ha sido 1,3 puntos porcentuales superior al de la anterior subasta, cuando se situó en el 2,030%, las mismas fuentes indicaron que supone "el reflejo de la situación de los mercados" y, en este sentido, lo consideraron "inevitable". En cualquier caso, aseguraron que "para nada es preocupante".