Serán supervisadas por una nueva autoridad

Bruselas propone centralizar el control de las agencias de rating

Bruselas propondrá hoy que la futura autoridad europea de mercados bursátiles asuma el control de las agencias de rating. La propuesta llega tras las críticas a esas agencias por la revisión a la baja de la deuda de varios socios de la zona euro.

El enfrentamiento entre la UE y las agencias de calificación llegó a su punto culminante el pasado 27 de abril, cuando Standard & Poor's decidió rebajar la calificación de la deuda griega a nivel del bono basura sin esperar a conocer los detalles del plan de ajuste fiscal que Atenas preparaba como contrapartida a un rescate comunitario.

Apenas un mes después de aquel choque, el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, tiene previsto aprobar hoy un proyecto de modificación del reglamento europeo de supervisión de las agencias de rating, para someterlas a una vigilancia centralizada y exigirles más transparencia en sus relaciones con las entidades que solicitan las calificaciones.

Bruselas espera que esta reforma aumente la competencia en un sector dominado por el oligopolio de Standard & Poor's, Moody's y Fitch.

La Comisión Europea tiene tanta prisa por disciplinar a las tres compañías que la propuesta de hoy incluso se ha adelantado a la creación del órgano encargado de vigilarlas en el futuro. Ese órgano, la Autoridad Europea de Valores y Mercados, forma parte de la reforma del marco de supervisión que negocian en estos momentos el Parlamento Europeo y la presidencia española de la UE.

La nueva Autoridad debía haber entrado en funcionamiento a principios de este año. Pero los tropiezos en el proceso legislativo han retrasado ese plazo hasta comienzos de 2011. Y el departamento de Barnier no descarta nuevos retrasos. Aun así, la CE quiere ganar tiempo y reformar ya un Reglamento de las agencias de rating que entró en vigor en diciembre de 2009, pero cuyo impacto real no comenzará a sentirse hasta finales de año porque, desde el 7 de diciembre, sólo se podrán utilizar con fines reglamentarios las calificaciones emitidas por agencias registradas en la UE o países con normas equivalentes. El próximo lunes, precisamente, se abre el periodo de tres meses que el Reglamento concede a las agencias para registrarse en alguno de los 27 países de la UE, desde donde pueden ofrecer sus servicios en todo el territorio comunitario.

Pero ese control nacional será sustituido por uno comunitario cuando entre en vigor el proyecto aprobado hoy, lo cual requiere el respaldo del Parlamento Europeo y del consejo de Ministros de Economía de la UE.

Desde ese momento, la Autoridad europea podrá reclamar a las agencias desde datos operativos (como su facturación, normas de personal, ubicación los analistas, metodología utilizada, etc.) a otros de cumplimiento de la normativa (sobre conflictos de interés, en particular). Y llevar a cabo inspecciones y registros, o encuentros con los principales directivos de cada agencia.

Libro verde sobre el gobierno corporativo del sector financiero

Además de la reforma del Reglamento sobre agencias de rating, la Comisión Europea espera aprobar hoy un libro verde para impulsar el saneamiento del gobierno corporativo en el sector financiero. El documento abrirá un periodo de consulta sobre cómo mejorar la calidad técnica y profesional de los órganos de dirección de las empresas del sector, sobre nuevos métodos para una gestión más efectiva del riesgo, o medidas para permitir a los accionistas ejercer una vigilancia más estrecha sobre los ejecutivos.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, que participará en la rueda de prensa para presentar ambas iniciativas, quiere dar el máximo realce a ambas iniciativas, en un momento en que la CE parece perder protagonismo en la reforma del sector financiero.