Plan de rescate

Merkel pretende entregar al BCE el control de los programas de estabilidad de la zona euro

El Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, ha elaborado un plan de rescate del euro por el que se otorgaría al BCE atribuciones en la política fiscal. Según reveló ayer el diario alemán Handelsblatt, el plan pretende evitar las crisis presupuestarias en la zona euro, mejorar la supervisión, control y coordinación político-económica y crear un marco legal para una hipotética declaración de insolvencia de un estado miembro.

El proyecto contempla someter los programas de estabilidad de los países de la zona euro a una verificación severa e independiente por parte del Banco Central Europeo o un círculo de institutos de investigación económica independiente. Además, exige que todos los países de la zona euro se comprometan a anclar de manera vinculante en sus respectivas legislaciones las reglas preventivas del pacto de estabilidad y crecimiento.

La iniciativa prevé que aquellos países que no se atengan a las directrices para la reducción del déficit público serán castigados con la suspensión temporal de las ayudas estructurales de la UE. Los que violen flagrantemente las reglas de juego de la Unión Europea serán castigados con la pérdida por lo menos durante un año de su voto en el Consejo Europeo, propone el documento.

La propia Merkel, junto a los ministros de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y de Economía, Rainer Brüderle, ha elaborado el plan que presentarán mañana al presidente del Consejo de la UE, Herman van Rompuy.

España, "a instancias mías"

Merkel defendió ayer en el Bundestag el paquete de rescate del euro y aseguró que su gabinete sólo lo apoyó después de imponer un mayor rigor en la consolidación presupuestaria. "A instancias mías, se incluyó la exigencia de acelerar la consolidación, algo que España y Portugal ya han anunciado", afirmó.