En el foro de El Pais

Brasil afirma que la crisis de la UE no pondrá en riesgo su crecimiento

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, aseguró hoy en una jornada organizada por El País y el diario Valor Económico que la principal economía de América del Sur ha salido ya de la crisis internacional y no teme al impacto de las tensiones procedentes de la Unión Europea (UE), dado su fuerte crecimiento interno.

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil
Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil

Durante una jornada organizada por el diario El País y el periódico brasileño Valor Económico, Mantega señaló que "este año nuestro crecimiento será muy favorable", lo que junto a las medidas adoptadas, como la retirada de los estímulos fiscales, demuestra que "ya hemos salido" de la crisis.

"La deuda europea nos afecta pero no pone en riesgo nuestro crecimiento, porque es interno", añadió el ministro de Hacienda, que en cualquier caso avisó de que la crisis de la deuda griega "podrá prolongar un poco más la recuperación de la UE".

Mantega consideró que los esfuerzos de los gobiernos europeos, como el fondo de 750.000 millones de euros para evitar ataques especulativos contra el euro y contra los estados más débiles, demuestran que "sin duda será posible que la región supere esta crisis, que es una crisis de confianza".

"¿Por qué no tener confianza, aunque (la recuperación) sea más lenta de lo que cabría desear?", se preguntó.

Espera un crecimiento entre un 5,5% y un 7%

Durante su intervención, el ministro, uno de los principales del gabinete de Luis Inácio Lula da Silva, recordó que los expertos prevén que Brasil crezca este año entre el 5,5% y el 7%, un porcentaje que consideró que "quizá sea demasiado positivo".

No obstante, reveló que el presidente de Brasil confía tanto en el crecimiento del país que se ha apostado con él que 2010 se cerrará con un aumento del Producto Interior Bruto (PIB) de más del 6,5%.

Entre los puntos fuertes de la economía brasileña, Mantega destacó que mientras antes crecía estimulada por la inflación y la deuda pública, "ahora crece sin desequilibrios macroeconómicos porque estos parámetros están controlados".

Asimismo, destacó que el déficit público, que es el menor de todo el G-20, es decreciente (espera situarlo en el 0% en 2012 ó 2013), lo que otorga "una situación muy confortable que nos permite la continuidad de nuestro crecimiento".

Además, hizo hincapié en que el crecimiento de la actividad económica se ha combinado con la actividad social, dado que este año prevé que se creen 2 millones de empleos, después de haber generado 962.000 puestos de trabajo en los primeros cuatro meses (casi tantos como en todo 2009).

Mantega prevé que Brasil sea en 2025 la quinta o la cuarta economía del mundo si la actual política económica se mantiene en el país en los próximos años.