Jornada histórica en los mercados

La Bolsa da un revés a la crisis con una subida récord del 14,4%

La Bolsa española cerró una sesión histórica tras alcanzar una revalorización del 14,43%. Los inversores celebraron el plan de la UE para respaldar el euro y el apoyo del BCE y el FMI. El cierre de posiciones cortas alimentó gran parte de la subida.

El mercado pedía medidas concretas y coordinación entre los distintos organismos y es lo que ha conseguido, por lo que la respuesta de hoy por ayer debería ser muy positiva". Este comentario lo hizo Renta 4 a sus clientes antes de la apertura de la Bolsa y una vez conocido el acuerdo al que llegaron en la madrugada del domingo los ministros de Economía de la UE para asegurar la integridad del euro; un pacto histórico desde la creación de la divisa en 1999, que recoge un paquete de ayudas para los países de la zona euro que tienen dificultades para pagar su deuda, entre los que se encuentra España, por hasta 750.000 millones de euros. Lo que no esperaba esta sociedad de valores, ni ninguna otra, era que los mercados reaccionaran de la forma que lo hicieron.

El Ibex tuvo una subida histórica del 14,43%, hasta el 10.351,90. También resultó una jornada récord para el Índice General de la Bolsa de Madrid (+14,7%). Fue impresionante la escalada que experimentaron el Santander (23,2%) y el BBVA (22%), que en solitario aportaron 616 puntos al selectivo de los 1.306 que recuperó, pero un total de 11 valores subieron más del 10%, y el que menos, Bolsas y Mercados Españoles, el 2,57%. De esta forma, el selectivo corrige la caída del año que acumulaba al cierre del viernes, del 24%, al 13,3%. La negociación resultó alta, con 9.460,5 millones intercambiados.

Otros mercados fuertemente penalizados en jornadas anteriores como el de Portugal, Grecia e Italia sumaron el 10,7%, 9,13% y 11,28%, respectivamente. Por su parte, el Euro Stoxx, que tuvo la mayor apertura alcista desde noviembre de 1987, del 6,54%, ganó el 10,35%; el Cac, el 9,66%; el Dax, el 5,30% y el Footsie, el 5,16%.

El Ibex recorta su caída anual al 13,3%. Portugal e Italia también subieron ayer más del 10%

Wall Street se sumó a la fiesta y recuperó el balance positivo en lo que va de año con la ganancia de ayer. El Dow Jones obtuvo una revalorización del 3,9%, mientras que el S&P y el Nasdaq se anotaron un 4,4% y 4,81%, en la mejor sesión desde marzo de 2009. "Igual que la semana pasada no tenían mucho sentido las fuertes caídas con unos datos macroeconómicos y resultados empresariales buenos, tampoco tienen lógica ahora estas subidas", explica Susana Felpeto, subdirectora de análisis de renta variable de Atlas Capital.

La avalancha compradora llegó a los mercados desde el minuto uno. La gran cantidad de órdenes de compra que había arrojadas sobre el Ibex y la falta de oferta retrasó el inicio de la cotización del índice en media hora, hasta que la Sociedad de Bolsas amplió el rango de oscilación de la mayoría de los valores. "Ha habido muchos nervios y estrés. No se entiende que pasen estas cosas, cuando ya en la subasta de entre las 8.30 y 9.00 horas se veía el problema", dice Luis Benguerel, director de renta variable y derivados de Interbrokers.

Para todos los analistas consultados por este periódico existe una doble lectura en el ascenso que experimentaron ayer los mercados: "Había muchos inversores que tenían posiciones cortas. La mayoría apostaba por que Alemania dificultaría llegar a un acuerdo final, y ahora han tenido que cerrar rápidamente sus apuestas", explica Mercedes Camacho, de IGF.

Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI, piensa que la mitad del ascenso del Ibex podría deberse precisamente a este movimiento, al cierre de posiciones cortas. "Hay que ser muy cauto y entender que si la UE ha llegado a ese pacto es por que la situación es muy difícil y muy complicada. Quizás sea el momento para pensar bien las cosas", dice.

De momento, la interpretación que hacen los analistas de la última sesión es que se ha producido una sobrerreacción. La renta variable subió con fuerza, pero el ímpetu se vio en otros activos de inversión. El tipo de interés del bono español a 10 años pasó en un día del 4,43% al 3,92%, mientras el de Grecia se relajó del 12,44% al 7,76%. Los CDS, credit default swaps, que miden el riesgo de impago, de estos países bajaron a 97,27 y 590,5 puntos, respectivamente.

Mientras, el euro llegó a tocar los 1,31 dólares, con una revalorización de más del 3%, aunque se debilitó después; el oro se mantuvo por encima de los 1.200 dólares la onza, y el precio del crudo alcanzó los 81 dólares el barril del Brent.

A los mercados de renta fija y de divisas les ayudó el BCE, que decidió aplicar una serie de medidas excepcionales para contribuir a la estabilización de la zona euro. La institución comunicó que a través de sus filiales nacionales comprará bonos de los Estados miembros, especialmente deuda de España, Portugal, Grecia, Italia e Irlanda. Al mismo tiempo, la Reserva Federal ha reabierto el mecanismo de préstamos de emergencia (líneas swap) para de proporcionar financiación en dólares al BCE, el Banco de Inglaterra y el Banco Nacional de Suiza, al igual que ya lo hiciera en 2007 y 2008. Por su parte, el mercado especula con la posibilidad de que el Banco de Japón apruebe medidas similares en el corto plazo.

Todas estas decisiones han dado un revés a la crisis, que en la última semana había vuelto a mostrar una de sus caras más amargas. La subida de ayer del Ibex, anula en gran parte el descenso de las cinco sesiones anteriores, pero aún significa que está en los niveles más bajos de julio de 2009.

Subida sin fundamentales

Las últimas noticias invitan a pesar que las Bolsas seguirán subiendo en las siguientes jornadas, aunque no de forma tan significativa. Los analistas técnicos sitúan la resistencia más importante entre los 10.500 y 10.750 puntos, y el soporte de caída en los 9.000 puntos. "Es difícil explicar desde el punto de vista fundamental que un valor suba un 20% en una sesión", apunta Susana Felpeto.

Ante la inestabilidad que viven las Bolsas, los expertos aconsejan extremar la prudencia. E incluso, Luis Benguerel, recomienda mantenerse al margen: "Entrar aquí, a cualquier precio, es muy arriesgado", dice.

El índice de volatilidad del S&P tuvo una caída récord de más del 30%; en Europa bajó el 24%, pero las cotas a las que cotizan coinciden con los más altas de 2007 y 2008, cuando la crisis financiera estaba en pleno apogeo. "Es cierto que se ha dado un paso importante con respecto al plan acordado por la UE, quizás llega tarde en el sentido de que hubiera evitado tanto riesgo y pánico irracional que han tenido los mercados. Pero esto no significa que el camino ha quedado despejado. Se ha apagado el fuego, pero quedan los rescoldos", explica Mercedes Camacho.

Prueba de que la desconfianza aún sigue presente, es que el mercado rumoreaba que Moody's pudiera bajar el rating de la deuda de Grecia a bono basura, algo que ya ha realizado S&P. Por otro lado, Mansoor Mohi-uddin, director mundial de estratega de divisas en UBS dijo que la política monetaria en la región se está tornando "muy desfavorable".