Vida profesional

La precariedad laboral impulsa el primer sindicato de arquitectos

El colectivo denuncia que el 60% de los profesionales son 'falsos autónomos'

El vicesecretario general del SAE, Ramón Durántez
El vicesecretario general del SAE, Ramón Durántez

El estallido de la burbuja inmobiliaria, como todo el mundo sabe, ha dejado sin trabajo a muchos arquitectos, pero lo que pocos conocen es que algunos de estos "nuevos parados" nunca tuvieron contrato y por tanto, jamás engrosaron la lista de desempleados. Son los falsos autónomos, una figura cada vez más utilizada por los gremios profesionales para eludir la contratación y el coste de la Seguridad Social. "En nuestro colectivo podemos estar hablando de un 60% de los que trabajan por cuenta ajena, que incluyen tanto a colegiados como a quienes no lo están", afirma Ramón Durántez, arquitecto y uno de los impulsores del nuevo Sindicato de Arquitectos de España (SAE).

"La idea comenzó en 2008 cuando un grupo de profesionales colegiados constituimos el colectivo Arquitectos Explotados", explica Durántez, actual vicesecretario general del SAE. A partir de ahí, este grupo se reunió con representantes del Colegio de Madrid y de Barcelona para explicar su situación, "pero el problema es que ninguno de los colegios mencionados podían emprender acciones legales contra las empresas que estaban actuando de forma fraudulenta porque carecían de dichas competencias, así que ante dicha situación decidimos crear un sindicato que pudiera firmar un convenio colectivo".

La Dirección de Inspección Laboral en Madrid, dependiente de Trabajo, ha detectado ya un gran número de incumplimientos laborales por parte de algunos estudios. La falta de un convenio marco en el caso de los arquitectos origina que muchos despachos estén integrados casi en su totalidad por colaboradores. "La cifra de estos puede llegar al 70% u 80% y sus cometidos son amplios, desde realizar un proyecto hasta dirigir la obra, aunque no suelen firmar el proyecto", añade el vicesecretario general. María Peláez es una de ellas. Tiene 28 años y hace tres que finalizó la carrera. Desde entonces ha trabajado sin contrato, unas veces cobrando en negro y otras como falsa autónoma.

La idea del sindicato comenzó en 2008 tras constituir el grupo de Arquitectos Explotados

Relación mercantil

"No existe relación mercantil con el despacho, sino laboral, asistimos diariamente a las oficinas, ocupamos un sitio y un ordenador, y es falso que esta situación se haya derivado de la crisis, porque en tiempos de bonanza todos estábamos en estas condiciones", asegura Peláez.

Al acentuarse el deteriodo económico, lo que ha ocurrido es que este tipo de trabajador ha desaparecido. "Se trata de la mano de obra más volátil", comenta Durántez.

Quienes están en esta situación, como María Peláez, se lamentan de que los colegios profesionales, no hayan hecho demasiado presión al "nutrirse de los despachos de arquitectos que visan proyectos".

La retribución media se sitúa entre los 1.000 y 1.500 euros

Los profesionales que están en estas condiciones pueden cobrar entre ocho y diez euros la hora. La media, según una encuesta elaborada por el SAE entre 500 arquitectos, se encuentra entre los 1.000 y 1.500 euros brutos al mes. Esto es, al menos, lo que cobra un 54% de los consultados. Sólo el 2% de los mismos recibe un salario superior a 2.000 euros al mes y existe hasta un 15% que percibe menos de mil euros.

"Se da el caso de que los empresarios-arquitectos compiten entre sí hasta tal punto que bajan considerablemente los honorarios, con lo que al final se deprecia la profesión" denuncia Ramón Durántez.

La precariedad laboral, no es algo además que sólo afecte a los más jóvenes. "Hay muchos arquitectos de 35 y 40 que siguen en estas condiciones", añade María Peláez, una falsa autónoma.

Las cifras

70% de los 500 encuestados declaró trabajar como autónomo y sólo un 7% con contrato laboral.

6% aseguró cobrar más de 2.000 euros.

32% de los 'falsos autónomos' tenían entre 30 y 35 años.