Según un estudio de Deloitte

Las renovables defienden que abaratan un 36% el precio de la luz

Las empresas de renovables se revuelven contra las críticas de las eléctricas tradicionales afirmando que el precio del mercado es más barato, casi un 36%, gracias a su aporte. De hecho, un estudio de Deloitte señala que, en 2008, el sector ahorró a este mercado unos 4.919 millones.

Las renovables defienden que abaratan un 36% el precio de la luz
Las renovables defienden que abaratan un 36% el precio de la luz

Las compañías de energías renovables se defienden de las críticas esgrimiendo que, lejos de costar más dinero al consumidor, han disminuido el precio del mercado mayorista de la electricidad (conocido como pool) en "unos 4.919 millones de euros en 2008", según un estudio de Deloitte para la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA).

Fuentes del sector destacan que "los precios del pool están en 38 euros por megavatio (MW) precisamente porque hay renovables que tiran hacia abajo el precio. Si no estarían a 60 euros o más, como están en el resto de Europa". De hecho, el precio del mercado mayorista en Alemania rozaba el martes los 54 euros, en Francia superaba los 61 euros y en Italia, los 64 euros. El precio medio diario del mercado español se derrumbó entre enero y febrero un 37%, hasta los 28,5 euros por MW dado el hundimiento de la demanda, la entrada masiva de renovables y el invierno lluvioso y ventoso.

Las empresas no quieren dejar de destacar la "importancia de la independencia energética" que su actividad otorga a España. El país necesita importar el 80% de la electricidad que consume. Tal y como señala el responsable de una compañía, "cuando Rusia cortó el suministro del gas a varios países hace un par de años, no creo que a la sociedad le preocupase mucho si pagaba 80 euros o 40, sino la falta de bienes básicos". De cumplirse el escenario del Gobierno para 2020, la electricidad renovable contribuirá a reducir la dependencia en un 10,7%.

Las compañías apuntan, además, que en estos costes del mercado, "no están incluidos los costes medioambientales que conllevan quemar gas y combustibles fósiles". Tal y como explica Javier García Breva, miembro del comité directivo de APPA, "se suele achacar a las renovables ser uno de los principales sobrecostes del sistema, olvidando que los costes energéticos más importantes lo constituyen las importaciones de gas y petróleo, que suponen 42.600 millones al año y nuestras elevadas emisiones de CO2, que cuestan 2.500 millones al año".

Como señala José María González Vélez, presidente de APPA, "las primas de las renovables tienen su razón de ser precisamente porque las energías fósiles son incapaces de incorporar sus costes externos". Sin embargo, el directivo se queja de que "en las valoraciones se cifran las primas de forma falaz, porque mezclan todo el régimen especial, cuando más de un tercio de las primas las reciben la cogeneración y el tratamiento de residuos, quemando gas, que, aunque alguien también intentará demostrar lo contrario, de momento no es una energía renovable".

En 2008, el uso de las tecnologías renovables evitó la importación de combustibles fósiles por valor de 2.066 millones de euros e impidió compra de derechos de emisión de CO2 por otros 544 millones. En total, redujeron el déficit de la balanza comercial en 2008 en un 4,08%, por valor de 3.837 millones, según datos del sector.

El negocio creado por la producción de energías renovables contribuye a la creación de riqueza en el país en una cifra aproximada del 1%, con un total de 9.925 millones de euros de aportación directa e indirecta al PIB español. El sector fue un contribuyente fiscal neto con una aportación de más de 373 millones.

La cifra

42.600 millones cuestan al año las importaciones de gas y petróleo a España y otros 2.500 millones se dedican a derechos de emisión de CO2.

No quieren pagar por los "errores ajenos"

Fuentes de la industria se dirigen a sus principales detractores públicos, las empresas del gas, asegurando que si estas compañías tienen un problema "no es más que por decisiones unilaterales suyas que se han probado equivocadas. Por un lado, la construcción de 22.000 MW de ciclos combinados en los últimos 10 años y los acuerdos de take or pay en los contratos de suministro de gas, que suponen que si no se consume lo pactado en el contrato, se paga igualmente". Así señalan que no extraña "que quieran que otros paguen sus errores de gestión", pero que "no hay que equivocar sobre el origen del desajuste", apuntan.

Por otro lado, el sector no se cansa de destacar que "si en alguna tecnología somos mundialmente punteros, es en energía eólica y no en extracción, producción o generación con gas. Cuando Obama se sienta con Zapatero, sólo hablan de renovables, como con el primer ministro de Australia o de tantos otros países que admiran la evolución de España en la transición desde las energías fósiles".

Además, resaltan que este sector es "de los pocos" que aún atraen inversión internacional. "Florida Power, Masdar, Mitsubishi y tantos otros no considerarían invertir en España en otra industria que no fuera la de renovables".