Empleo y directivos

La formación online, asignatura pendiente de las empresas

La mayoría prefiere las clases presenciales a las nuevas tecnologías. Esta tendencia es más acusada entre los directivos, pues sólo el 18% de los cursos que recibe este colectivo es a través de este canal.

La formación online va calando poco a poco en las empresas, aunque todavía le queda un gran trecho para imponerse como herramienta formativa. El 65% de la formación que se imparte en las organizaciones se hace por la vía presencial, mientras que el 35%, según un estudio elaborado por Deloitte, utiliza las nuevas tecnologías como herramienta. "Va tomando importancia pero todavía no se ha asentado totalmente, sobre todo entre los ejecutivos que prefieren la formación presencial, aunque en determinados cursos técnicos, como ofimática o idiomas, es útil", afirma Gianluca Balocco, director del área de capital humano de Deloitte, a la vista de los resultados del estudio realizado entre más de un centenar de compañías. El 18% de los cursos que recibe la alta dirección se realiza a través de internet, mientras que el 69% de los cursos del personal técnico y el 54% del personal administrativo ya se imparten a través de este canal.

Hay empresas que ya están utilizando casi a pleno rendimiento las nuevas tecnologías para formar a sus plantillas. Es el caso de BBVA. Según explica el responsable de desarrollo y políticas de recursos humanos de la entidad, Luis Sánchez Navarrete, el 50% de la actividad formativa se realiza por este canal, que define como relevante porque de esta manera la formación llega a mucha más gente. Así, todos nuestros profesionales acceden a la oferta formativa desde cualquier parte de la organización", afirma Sánchez Navarrete.

Conscientes de la importancia que está adquiriendo el e-learning, Mutua Madrileña empezará a aplicar esta metodología durante este año. "Aunque no va a ser ningún sustituto de la formación presencial sino un complemento, porque tenemos que buscar el equilibrio", afirma Nuria Sánchez, portavoz del departamento de formación de la aseguradora. Lo mismo sucede en Banco Santander, donde la formación online se concibe como complemento de la presencial, metodología que hasta la fecha tiene mucho más peso dentro de la entidad. Por sectores, los que más formación ofrecen a sus profesionales son los de finanzas, seguros, energía y telecomunicaciones. Precisamente, la distribución de horas presenciales es la siguiente: el 91% en el sector energético y telecomunicaciones, el 65% en finanzas y seguros y el 96% en el de consumo, construcción y distribución. La formación online tiene más tirón entre las aseguradoras y los financieros (35%), mientras que en el resto de los sectores anteriormente citados apenas tiene un porcentaje destacable. "Esto se debe a que muchos empleados no tienen acceso a ordenadores por desempeñar su trabajo en un supermercado o en las obras", matiza Balocco.

El presupuesto medio por hora de formación es de 14,9 euros en finanzas y seguros, 13,12 euros en energía y telecomunicaciones y cinco euros en consumo, construcción y distribución. También es este último sector el que menos horas de formación ofrece a sus profesionales: unas 15 horas, frente a las 40 horas de media del resto de los sectores. "La formación es el pilar que nos permite afrontar todos los retos, es lo que aporta valor y favorece el desarrollo de los empleados", dice Sánchez, de Mutua Madrileña. La aseguradora formó a lo largo de 2009 a 1.200 personas, que recibieron 3.700 horas formativas, y destinó a esta partida 500.000 euros.

"Precisamente, el año pasado, que fue un ejercicio de grandes dificultades debido al panorama económico, nosotros aumentamos un 90% todos nuestros recursos formativos", señala. Y asegura que la formación no ha de entenderse como un premio o como un elemento de retención, ni como un gasto, "ya que es una inversión para el empleado a nivel profesional y personal". Es el momento de potenciar determinadas áreas, como la de ventas, con el fin de cumplir objetivos y no disminuir competitividad. "Prestamos mucha atención y reforzamos toda la formación técnica, tanto de ventas como de atención al cliente, porque es ahora cuando tenemos que estar más cerca del mutualista", afirma Nuria Sánchez. En cuanto a los profesionales que imparten la formación, señala que se nutren de un equipo de formadores que procede de la propia plantilla, "son especialistas en la materia y además son los que transmiten nuestro saber hacer". Banco Santander, por su parte, ha diseñado su propio modelo de formación, que persigue, según comenta Almudena Rodríguez Tarodo, "la excelencia en el aprendizaje para consolidarse como un referente internacional en el ámbito de la gestión de la formación y el conocimiento a través de la innovación, la mejora continua y un profundo entendimiento de las necesidades del negocio".

Para que exista esta conexión, prosigue Rodríguez Tarodo, la entidad investiga las tendencias que se anticipan en el entorno internacional, analiza los conocimientos que necesita el grupo, contando con la opinión de los directivos, identifican las mejores prácticas de formación existentes en distintos países, amplia las alianzas con universidades y escuelas de negocio, con el fin de que aporten metodología y contenidos innovadores.

"El modelo asegura la transmisión de los valores del grupo y del conocimiento estratégico a lo largo de toda la trayectoria profesional de los empleados, además promueve la creación de comunidades y redes de colaboración entre los profesionales". BBVA también cuenta con acuerdos con escuelas de negocios e instituciones formativas, entre las que se encuentra el Centro de Creatividad y Liderazgo estadounidense. También dispone de una escuela de alta dirección en Aranjuez, donde se imparten programas de dirección de empresas, y otra de idiomas en Ciudad Real. "Toda la formación que impartimos atiende a un plan individualizado de gestión de competencias, que se detecta en una evaluación que realizamos cada dos años", afirma Luis Sánchez Navarrete.

En mi opinión ...

Gianluca Balocco (Deloitte): "La formación online todavía no se ha asentado en las empresas, sobre todo entre los ejecutivos que prefieren la formación presencial, aunque hay cursos técnicos donde es muy útil"

Nuria Sánchez (Mutua Madrileña): "Hemos reforzado toda la formación técnica, tanto de ventas como de atención al cliente, porque ahora es cuando tenemos que estar más cerca del mutualista"

Almudena Rodríguez Tarodo (Banco Santander): "Nuestro modelo formativo asegura la transmisión de los valores del grupo y del conocimiento estratégico a lo largo de la trayectoria personal de los empleados"

Luis Sánchez Navarrete (BBVA): "El 50% de la actividad formativa del banco se hace a través de las nuevas tecnologías, un canal relevante porque la formación llega a los empleados de todo el mundo"

Por encima de la media

Banco Santander destina 93,3 millones de euros a la formación de su plantilla, y cada empleado recibe en total 46 horas al año. La inversión por trabajador es de 594 euros. El dato está ligeramente por encima de la media del sector, que se sitúa en 544 euros, de acuerdo con el estudio de Deloitte. Por su parte, BBVA destina 40 millones de euros a formar a 100.000 personas, a razón de 40 horas al año.