Fórmula 1

Arranca el Mundial más esperado

Tres pilotos españoles, Alonso, De la Rosa y Alguersuari, dispuestos a animar las carreras

El domingo, en el circuito de Bahrein, se pondrá en verde el semáforo del Mundial de Fórmula 1 más esperado de los últimos tiempos. El regreso de Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo, tras su retirada en 2006, es uno de los grandes alicientes, pero no el único. La llegada de Fernando Alonso a Ferrari también ha levantado una gran expectación, no sólo entre los aficionados españoles, si no en todo el circo de la F1, donde la escudería del cavallino rampante es mucho más que un equipo. Pero hay más. Está la crisis económica que ha apartado a equipos consolidados, como Toyota o BMW (aunque su nombre siga apareciendo por contrato en los bólidos de Sauber), los nuevos equipos, entre ellos el Hispania Racing Team (HRT), el primer equipo con base en España, el regreso de la mítica marca Lotus y la presencia sobre el asfalto de hasta cuatro campeones del mundo al mismo tiempo. ¿Qué más se puede pedir?

Pues emoción sobre la pista. Eso es lo que piden los aficionados. Y todo apunta a que está garantizada. Por la parte alta, el choque entre Ferrari, Mercedes (con su nueva estructura independiente tras comprar Brawn GP), McLaren y Red Bull augura grandes sobremesas de carreras. Con todas las cartas por desvelar debido a los escasos días de entrenamiento en pretemporada, nada hace presagiar que este año haya tantas sorpresas como en el pasado. Aunque el alerón trasero movible de McLaren ya ha generado alguna discusión, no parece que vaya a convertirse en un caso similar a los difusores dobles de la pasada campaña.

Por la parte baja, los nuevos equipos apuntan también espectáculo, aunque en algunos casos quizá sea por la parte negativa. La diferencia entre las escuderías veteranas y las nuevas es tan grande (en los entrenamientos del viernes las variaciones de tiempo llegaron a casi 20 segundos por vuelta) que ya se han alzado voces sobre el peligro que puede suponer la presencia de estos monoplazas en la pista y el riesgo de accidentes. Eso al margen de la desproporción competitiva. El equipo Hispania, tras solventar al menos inicialmente los problemas económicos, rodó el viernes por primera vez y sólo pudo poner en marcha uno de los dos coches construidos por Dallara con motor Cosworth. Y el que salió llegó a perder en pista una pieza de su estructura.

El equipo Hispania debutó el viernes, pero sólo con uno de los coches

Para los españoles este mundial también es especial. Al margen del HRT, sin duda el mayor atractivo es la presencia de tres pilotos españoles: Fernando Alonso, Jaime Alguersuari y Pedro Martínez de la Rosa. De Alonso poco hay que contar a estas alturas. El dos veces campeón del mundo ha llegado al equipo al que todos quisieran ir. Con el apoyo de Santander y el empeño personal de Emilio Botín, los planes del asturiano para llegar a Maranello se han adelantado. Las expectativas que hay puestas sobre él son las máximas. El campeonato del mundo es el objetivo.

En cuanto a Alguersuari, el reto es consolidar su prematura llegada a la Fórmula 1 del año pasado. Con su Toro Rosso, el catalán debe confirmar las sensaciones que adelantaba en las categorías inferiores. Y, finalmente, De la Rosa, tras pasarse los últimos años en la recámara de McLaren, ha querido aprovechar la oportunidad de competir. Para ello ha buscado un equipo con garantías suficientes, Sauber, y ha conseguido el apoyo de El Corte Inglés para poder consolidar su puesto en el monoplaza. En la Fórmula 1 es muy habitual que los equipos exijan a los pilotos que aporten patrocinios para conseguir su asiento.

La mejor inversión promocional

La docena de equipos que formará el domingo en la parrilla de salida, con los 24 bólidos si todo va bien, son un número impresionante. El responsable de esta inmensa máquina de generar noticias y dinero, Bernie Ecclestone, se ha empleado al máximo en los últimos días para que todo vaya sobre ruedas, especialmente entre los nuevos equipos, que no llegaban al arranque del mundial. Pese a los problemas, Ecclestone se ha mostrado convencido de que en los próximos meses se va a consolidar el campeonato como uno de los soportes más importantes para promocionarse.

"El alto número de equipos que este año forman la parrilla es una prueba más de que la Fórmula 1 es una marca fuerte, que la gente cree en su viabilidad comercial y que los patrocinadores conocen que su marca va a ser mundialmente conocida. Si no fuera así, nadie invertiría ni un penique. Además, con la emocionante temporada que se avecina, el retorno de la inversión será mejor que nunca", ha dicho el patrón de la Fórmula 1.

Póquer de campeones

Michael Schumacher regresa a la F1 y lo hace con Mercedes. El alemán, siete veces campeón del mundo, quiere retomar el liderazgo que le valió el apodo de el káiser. El año pasado estuvo a punto de volver, pero no estaba listo. Ahora sí parece estarlo. Mercedes, además, tiene quizá el mejor motor.

Felipe Massa también regresa, aunque en este caso tras el desgraciado accidente del año pasado. El brasileño correrá junto a Fernando Alonso en Ferrari. De los cinco grandes aspirantes al título, es el único que no ha sido campeón del mundo, aunque estuvo a muy poco de lograrlo.

Lewis Hamilton parece todo un veterano pero es el más joven de los campeones. Sigue en McLaren, el mismo equipo en el que debutó en la Fórmula 1. Logró el título mundial hace dos años y tras una temporada decepcionante quiere recuperar el tono agresivo que le hizo campeón,

Jenson Button es quien defenderá el título y lo hará en McLaren. Tras el éxito del año pasado con el sorprendente Brawn, el inglés ha cambiado de aires, en parte obligado por la venta del equipo que le hizo campeón a Mercedes. Hay quien ya recuerda la rivalidad interna en McLaren entre Hamilton y Alonso.

Las cifras

770 millones de dólares fueron los ingresos por publicidad de la F-1 en 2009.

12 millones de euros cobra Lewis Hamilton por temporada, dos más que Alonso.