El Mundial de F1 arranca en Bahrein

Los inversores españoles piden paso en la parrilla de la F1

La presencia española en la F1 será este año más notable que nunca. Habrá tres pilotos en pista, dos probadores, un equipo, cuatro televisiones, dos circuitos y varios patrocinadores que pondrán un marcado acento español en el Mundial más esperado de los últimos años.

La inversión española en el 'gran circo' se ha multiplicado. Al Banco Santander, que patrocinará a la escudería Ferrari durante los próximos cinco años por 200 millones de euros, -además del patrocinio que mantiene con McLaren desde 2007 y el propio Fernando Alonso a través de su red universitaria Universia-, se le han unido el capital aportado por el empresario Carabante en la nueva Hispania Racing, -de momento se habla de más de 16 millones- y el patrocinio de El Corte Inglés al piloto catalán Pedro Martínez de la Rosa, que correrá para Sauber. Según el primer grupo de distribución de España "no es un patrocinio al equipo, sino a Pedro, con el que compartimos unos valores de esfuerzo, trabajo en equipo y capacidad de conectar con la gente que encajan con los valores intrínsecos de la empresa".

A todo ello hay que añadir la presencia de otras marcas españolas, como Silestone, que patrocina a Alonso, o Telefónica, que gracias a la disputa de dos carreras en España incrementará su posición, pues desde su salida de Renault y hasta la adjudicación del Gran Premio de Valencia, tan sólo estaba presente en Montmeló y en el Gran Premio de Brasil, al igual que el Santander. El banco presidido por Emilio Botín seguirá siendo el patrocinador principal de los grandes premios de Italia, Reino Unido y Alemania, y mantendrá una presencia relevante en los de España, Europa y Brasil, mercados estratégicos donde ha conseguido reforzar su proyección internacional según refleja un informe de la consultora Added Value.

Resulta paradigmático que España, uno de los países donde la crisis económica ha golpeado con más fuerza, se presente para este año 2010 como una de las grandes fuerzas del paddock. Pero tal y como explica José Luis Ferrando, profesor de marketing de ESADE y socio director de Actis, "es indudable que estamos en un momento muy malo, con las compañías invirtiendo cada vez menos en patrocinio y publicidad, pero el mercado de la F1, gracias a los ídolos con los que cuenta, su reconocimiento y penetración internacional, consigue mayores inversiones".

MÁS INFORMACIÓN

En este sentido, Ferrando explica: "La rentabilidad en la F1 es buenísima para las compañías". -Para el Santander en sus dos primeros años en la Fórmula 1, con 60 millones invertidos, el retorno, alcanzó los 240 millones de euros-. "El Santander ha invertido unos 50 millones para seguir potenciando su marca, entre patrocinio a Ferrari y grandes premios, pero si tuviese que hacer una campaña para dar a conocer su marca con los resultados que le reporta esta fórmula, le hubiese costado como mínimo 50 veces ese dinero. A todo ello le ayuda incluso el hecho del color característico e idéntico en ambas compañías".

Emilio Botín, presidente de la entidad, ha recalcado en distintas intervenciones que acometer esta inversión en un momento de crisis supone un "mensaje de fortaleza y determinación" que pone de relieve la importancia que el Santander da a su marca. Botín ha subrayado que la alianza con Ferrari es "la mejor oportunidad de márketing corporativo" en los 150 años de historia de la entidad. Santander es hoy la cuarta marca financiera más conocida del mundo, según la consultora Brand Finance, circunstancia que se ha logrado -apunta el banco- con la ayuda del patrocinio de la F1 y la Copa Santander Libertadores de fútbol. Según datos de la propia entidad, cuando comenzó su vinculación hace cuatro años con McLaren, el reconocimiento de la marca Santander en Reino Unido pasó del 20% al 92% -de los que un 20% aseguran que se debe a la Fórmula 1- con el apoyo de Vodafone McLaren Mercedes y sus pilotos. Además, ha afianzado su presencia en el Reino Unido, en el que cuenta ya con tres entidades (Abbey, Alliance&Leicester y Bradford&Bingley) que ha unificado y adoptado bajo la marca Santander.

Hispania Racing F1, el primer equipo español

En esa españolización del mundial, más allá de la presencia de Fernando Alonso, Pedro Martínez de la Rosa o Jaime Alguersuari, -el piloto más joven de la parrilla que correrá de nuevo en la escudería Toro Rosso-, y de la disputa de dos grandes premios en Barcelona y Valencia, la llegada del primer equipo español al 'gran circo' supone todo un hito para el automovilismo en nuestro país.

Aunque como recuerda el profesor Ferrando, "La F1 es técnica y tecnológicamente muy avanzada, y organizar y montar un equipo tiene muchos frentes: tecnología, coches, transportes, marketing, ingenieros, técnicos... precisa de una planificación muy larga, y da la impresión de que ha existido demasiada improvisación, con un planteamiento global un poco frívolo." Sin embargo, como reconoce Ferrando, "es un éxito y una heroicidad meter dinero en un equipo nuevo, español, algo que nadie había hecho hasta ahora. Y la verdad es que Carabante ha puesto ese dinero, ha desatascado la situación y es el que se lo juega.

El camino para el equipo del empresario español hasta su llegada a Bahrein ha sido tortuoso. Tras conseguir una licencia de la FIA, la crisis económica puso el proyecto inicial de Adrián Campos contra las cuerdas. La dificultad para encontrar patrocinadores le obligó a vender sus acciones de Campos Meta, que pasaron a manos de José Ramón Carabante, nuevo socio mayoritario de la escudería, y cambió su nombre por el actual Hispania Racing F1 Team. La escudería se presenta en Bahrein sin haber probado su coche en la pista. Desde el propio equipo recalcan las dificultades con las que se han encontrado. "El esfuerzo económico ha sido muy importante, apenas hay 12 escuderías en el Mundial, y nosotros somos una de ellas. El compromiso de Carabante lo ha hecho posible. Y habrá que seguir inyectando dinero para evolucionar. Pero estamos muy orgullosos de representar a un equipo español, con capital, licencia y sede española. No buscamos una contraprestación económica con esto, la prioridad no es la parte financiera", expone Ángel Parada, encargado de comunicación del equipo en España. "Tras poner el coche en pista -tras los primeros entrenamientos del viernes-, estamos con una liberación enorme, ha sido una carrera contrarreloj, el hecho de salir y llegar ha sido increíble", concluye Parada.

La llegada del equipo Hispania, puede suponer según Ferrando un acicate para la entrada de nuevas marcas nacionales a la F1. "Para el año que viene, creemos que varias empresas intentarán adscribirse, incluso el ingeniero Joan Villadelprat podría dar el salto tras intentarlo este año". Algo que suscribe Parada, "Ha habido marcas españolas interesadas y sigue habiéndolas, con las que seguimos hablando". La F1 habla español, y todo hace indicar que desde este domingo, con el primer semáforo en verde, lo hará aún más.