La apuesta por la innovación

El Ejecutivo prevé movilizar 6.000 millones al año en gasto empresarial

El Ejecutivo presentó ayer en sociedad la Estrategia Estatal de Innovación, que prevé situar a España como la novena potencia mundial en este campo en 2015. Para ello prevé movilizar 6.000 millones de capital privado en siete años, a través de los que estima crear medio millón de empleos y 40.000 nuevas empresas de base tecnológica.

El Ejecutivo prevé movilizar 6.000 millones al año en gasto empresarial
El Ejecutivo prevé movilizar 6.000 millones al año en gasto empresarial

En 1983 había una economía con un 19% del paro, un déficit del 14% y una caída del PIB superior al 10%, unas cifras muy similares a las que tiene España". Ese país, tal y como reveló ayer Juan Tomas Hernani, secretario general de Innovación, era Finlandia, uno de los más punteros en I+D+i en la actualidad gracias a la apuesta que se hizo por desarrollar una estrategia por la innovación. "El milagro de la innovación existe y la solución está probada en otros mercados", recalcó Hernani, quién apuntó que España debería ocupar el noveno puesto en la clasificación mundial y no el decimoquinto que ocupa en la actualidad.

Y para ello, el Ministerio de Ciencia e Innovación presentó ayer en sociedad la Estrategia Estatal de Innovación, incluida en la nueva ley de la Ciencia, Tecnología e Innovación, que hoy se presenta en el Consejo de Ministros. El principal objetivo de la Estrategia es reducir las profundas diferencias respecto a los países de su entorno en materia de innovación. Un 4,4% de los ocupados en España trabaja en sectores de media y alta tecnología, lo que supone casi 2,2 puntos menos que la media de la Unión Europea, mientras que la diferencia se acorta a tres décimas en el caso de los servicios. Esa brecha, sin embargo, se vuelva a agrandar en el caso de las patentes por habitante, ya que España produce 29,3 al año, casi cuatro veces menos que la media europea.

Esas abultadas diferencias obligarán al Ejecutivo a implicar a las empresas para acercarse a los objetivos fijados por la Estrategia de Lisboa, que preveían que el 66% del gasto en innovación procediera de las empresas en 2010. "El esfuerzo nos obligará a duplicar el gasto para llegar en 2015 a la media europea (1,9% del PIB)", señaló Hernani. Para alcanzar esa cifra, el Ejecutivo prevé movilizar en torno a 6.000 millones de euros al año durante los próximos seis ejercicios, lo que significará un aumento del gasto privado en tasas anuales del 17%, a través de los que se prevé generar medio millón de empleos cualificados y crear 40.000 nuevas empresas de base tecnológica.

Sectores estratégicos

Ante un auditorio de 1.000 personas, entre empresarios, científicos y personal de comunidades autónomas, Hernani recalcó que el esfuerzo inversor debe partir de aquellos sectores que pueden ejercer un importante elemento de tracción sobre el resto del sector productivo. "Debemos maximizar las oportunidades y ver en qué somos singulares. Somos uno de los países más desarrollados en el desarrollo de la historia clínica digital o de la receta médica electrónica y debemos saber aprovecharnos de ello. También tenemos una de las mayores potencias instaladas en energía eólica o una de las más grandes empresas de telecomunicaciones", precisó.

Por ello la captación de inversión se centrará en los sectores que más actividad y empleo cualificados pueden generar a corto plazo. Entre ellos, la Estrategia establece cuatro sectores prioritarios: salud y economía asistencial, economía verde, industria de la ciencia y la administración electrónica. Hernani hizo hincapié en la industria de la ciencia, en la que se encuadran organismos públicos de investigación, parques científicos, universidades o centros tecnológicos. "Todos ellos producen servicios y prototipos que pueden llegar a sumar un mercado de 400 millones de euros que se puede ver incrementado con las compras públicas de tecnología", señaló Hernani en referencia a la disposición introducida en la Ley de Economía Sostenible, que establece un cuota obligatoria para las pequeñas y medianas empresas innovadoras en ese ámbito.

Las ayudas se vincularán a la obtención de resultados

Los primeros resultados de la Estrategia Estatal de Innovación se podrán comprobar este año. Consciente de ello, el Ejecutivo va a hacer un gran esfuerzo inversor (2.600 millones de euros) para dotar las siete convocatorias de ayudas que se presentaron ayer y movilizar así la cantidad anual de gasto privado fijada (6.000 millones de euros).

Arturo Azcorra, director general de Transferencia de Tecnología y Desarrollo Empresarial del Ministerio de Ciencia e Innovación, destacó durante su presentación el cambio de las ayudas hacia la rentabilidad y el retorno. "Todo el gasto que se haga debe ser capaz de generar un beneficio. Por eso vamos a pedir más resultados y más retornos", destacó Azcorra, quién señaló que todo el gasto se destinará a este tipo de actuaciones competitivas.

Ese endurecimiento a la hora de exigir resultados será especialmente visible en el caso de las empresas que participen en programas europeos y se verá compensado, tal y como apuntó Azcorra, con una ampliación de la parte financiable de los créditos, que en algunos casos llegarán hasta el 95% del importe solicitado.

Entre las siete convocatorias, la que mayor dotación económica recibirá será la denominada "Innoeuropa", a la que se destinará 1.875 millones de euros a través de subvenciones directas a centros tecnológicos y empresas que participen en el séptimo programa marco de la UE. Ese pago se realizará en dos fases y la segunda estará condicionada al cumplimiento de unos objetivos previamente fijados.

Las cifras

4,4 es el porcentaje de ocupados en sectores de alta tecnología en España. La media en la Unión Europea es 6,6%.

29,3 patentes por habitante produce el sistema de ciencia en España, cuatro veces menos que en la UE.

1,9 del PIB es el porcentaje de gasto en innovación que se quiere lograr en 2015.