Cierre de sesión

El nerviosismo atrapa a los inversores: El Ibex se hunde y la prima de riesgo se dispara

El temor a que España siga los pasos de Grecia ha hecho saltar todas las alarmas en la renta variable -con un Ibex desplomándose un 5,9%, en la mayor caída desde el 6 de noviembre de 2008- y en la renta fija, con un diferencial entre la rentabilidad del bono español a 10 años y el Bund alemán al mismo plazo cercana a los 100 puntos básicos. (Ver gráfico ampliado del Ibex )

La desconfianza de los inversores extranjeros hacia la Bolsa española ha ido 'in crescendo' en los últimos días y en las últimas horas en la medida en que se han ido conociendo nuevos datos macroeconómicos y nuevos informes de organismos internacionales en los que queda claro que España se va a quedar rezagada en este proceso de salida de la crisis económica.

Han aumentado las voces negativas con la economía española. A las opiniones de gurús como Roubini que ayer volvió a señalar el peligro que España supone para la eurozona, se unieron ayer las declaraciones del comisario europeo de Asuntos Económicos , Joaquin Almunia, que afirmó que España tiene problemas comunes de competitividad, déficit fiscal y necesidad de financiación exterior con Grecia y Portugal.

"Está todo el mundo hablando mal de España, algo que se ha acrecentado en los últimos días y por tanto, los grandes inversores institucionales están saliendo de España y comprando en otras zonas como Francia y Alemana", explica Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio.

BBVA 4,22 -1,09%
SANTANDER 3,51 -1,14%
IBEX 35 8.650,40 -0,95%

Este elevado pesimismo ha alcanzado su cota máxima tras la apertura de Wall Street y tras conocerse unos datos macroeconómicos al otro lado del Atlántico que no han sido bien recibidos por los inversores. Todo ello con la reunión del BCE como telón de fondo. En este contexto, el Ibex 35 ha despedido la jornada en los 10.241 puntos, tras encajar una fuerte corrección del 5,9%, nada que ver con las caídas del entorno al 2% que han registrado el resto de las Bolsas europeas.

La solución a juicio de Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, pasa porque tanto España como Portugal tienen que convencer con sus planes de austeridad para que los inversores recuperen la confianza en el mercado español. De hecho, la experta considera que es un buen momento para tomar posiciones en renta variable pero en sectores defensivos.

De nada han servido los intentos de Emilio Botín , presidente del Santander, que hoy ha comparecido ante los medios para presentar los resultados de la entidad financiera, para calmar los ánimos. Ha asegurado que las últimas medidas anunciadas por el Gobierno son "las más importantes de los últimos años" y van "en la buena dirección", al tiempo que destacó la fortaleza y solidez de España. "No se puede comparar España con Grecia. Somos un país fuerte, sólido. Saldremos adelante", sin ninguna duda", añadió el banquero.

Precisamente, Santander ha sido una de las compañías más castigadas de la jornada al caer un 9,4% pese a que los resultados de 2009 han estado en línea con las previsiones del mercado. Y es que parece que los inversores no terminan de fiarse del sector bancario. BBVA ha despedido la jornada con un descenso del 7,5%. Banesto, Sabadell y Popular han encajado caídas del entorno del 6%. A pesar de ello, ha habido bancos en Europa que han sufrido desplomes similares. Credit Suisse y Barclays son algunos de los más bajistas de la sesión en Europa.

Las constructoras han caído a los peores puestos del selectivo. Ferrovial se ha llevado la peor parte al encajar un descenso del 11,3% seguida de OHL con una caída del 9%.

Un BCE que ha pasado desapercibido

La clave en el plano macro ha estado en la reunión del BCE . Tras mantener los tipos en el 1%, Trichet ha explicado que se encuentran en un nivel "apropiado", aunque advirtió de que el ritmo de recuperación económica de la zona euro en 2010 será "moderado e irregular".

El máximo responsable de política monetaria de la eurozona volvió a utilizar el término "apropiado" al referirse al precio del dinero en la zona euro, lo que apunta a que la institución emisora no se plantea modificar su actual política monetaria, en consonancia con el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal de EE UU.

En el mercado de divisas , el euro ha bajado hoy hasta los 1,387 dólares.