Balance del mercado laboral

La economía destruyó 730.000 empleos en 2009

El mercado laboral ha batido casi todos los récords negativos en 2009. En 12 meses se han contabilizado 794.000 parados más y la Seguridad Social ha perdido 730.000 cotizantes. Si a estas cifras se les suma las de 2008, la destrucción de empleo se eleva a 1,5 millones y los parados a 1,8 millones en dos años. El Ejecutivo cree que se ha dejado atrás "la parte más dura del ajuste laboral".

Los augurios realizados por la ministra de Economía, Elena Salgado, respecto a la evolución del mercado laboral en el último mes de 2009 se cumplieron. "El aumento de parados se ralentizará en diciembre", señaló Salgado, quién vio refrendada su estimación con los datos de paro registrado. En diciembre afloraron 54.647 desempleados más en los Servicios Públicos de Empleo, según los datos hechos públicos por el Ministerio de Trabajo, lo que supone una desaceleración respecto al ritmo registrado en los anteriores meses de 2009. Este dato fue utilizado por el Ejecutivo para resaltar que lo peor del ajuste en el mercado laboral había pasado y estimar que el descenso en la cifra de ocupados se corrija a partir del segundo semestre de 2010. "En 2009, el desempleo aumentó mucho menos que en 2008, por lo que continua frenándose la destrucción de empleo, a pesar de que el año pasado fue muy difícil por las consecuencias de la crisis económica", apuntó ayer la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo.

Un optimismo que trato de moderar ayer la patronal de las agencias de trabajo temporal (Agett) al señalar que el dato de diciembre no debía interpretarse como positivo, "ya que arroja hasta cinco veces más parados que el incremento medio registrado en el mismo mes entre 2001 y 2007". En su opinión, esa mejora relativa se debe a factores estacionales y a la reducción del número de parados sin empleo anterior, "que ha caído por primera vez desde enero de 2009".

Pero hasta que el mercado laboral vuelva a recuperar tasas positivas de creación de empleo, Rojo reconoció como posibilidad que se superen los cuatro millones de parados en los próximos meses, aunque aseguró que el Gobierno esta trabajando para que no ocurra y pueda modificar el cuadro macroeconómico del Gobierno, que prevé una tasa de paro del 18,9% en 2010. "El problema se da ahora por la falta de generación de nuevos empleos", señaló el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, haciéndose énfasis en la dificultad para corregir el profundo deterioro del mercado laboral.

El aumento del número de personas sin empleo se ha moderado respecto a 2008, pese al mayor paro

Buena prueba de ello es la pérdida de cotizantes a la Seguridad Social. En 2009 se han destruido cerca de 730.000 empleos y la peor parte se la ha llevado el régimen general, con una pérdida de 644.432 ocupados, seguido por los autónomos, con 156.852 afiliados menos. Tan sólo la agricultura y el hogar ganaron cotizantes, con un incremento de 73.821 y 3.139 ocupados respectivamente. En diciembre había 17,8 millones de personas dadas de alta en la Seguridad Social, lo que supone el nivel más bajo desde 2003.

Si el análisis se hace por sectores, la construcción y la industria manufacturera aparecen como los grandes damnificados de la crisis económica, al absorber más de la mitad de la destrucción de empleo. La construcción perdió 272.781 afiliados en 2009, lo que supone un recorte del 18,6% en tasa interanual, mientras que el descenso en la industria manufacturera llegó a 209.993 cotizantes, lo que supone una caída del 10,1%.

Ambos sectores, en los que trabajan mayoritariamente varones, han provocado que la mayor parte de la destrucción de empleo se haya centrado en ese género. La ocupación femenina cayó en 152.801 personas en 2009, mientras que en el caso de la masculina, la cifra se elevó a 574.672 trabajadores.

Pese a la merma que el desplome de la afiliación ha tenido sobre los ingresos de la Seguridad Social, Granado destacó otros indicadores que manifiestan la buena salud del sistema, como el número de pensionistas, "que no ha aumentado por encima de las previsiones" o el Fondo de Reserva que creció en 2009 en más de 2.800 millones de euros, por lo que la denominada "hucha de las pensiones" supera los 60.000 millones.

Necesidad de reformas

Sindicatos y patronal, que se volverán a reunir mañana para impulsar el dialogo social, se mostraron muy críticos ante la parálisis del Ejecutivo. Así, CEOE insistió en la necesidad de acometer reformas profundas dentro del diálogo social, "para volver a crear empleo en cantidad y calidad". La patronal considera que España está aún lejos de la recuperación del mercado laboral, "a pesar de que la intensidad en la destrucción de empleo se haya moderado", señala en un comunicado.

Las organizaciones sindicales también reclamaron acciones rápidas para trabajar en pos de la recuperación económica. CC OO urgió a Gobierno y empresarios a no perder un sólo minuto y empezar a trabajar para que 2010 sea el año de la recuperación económica y del cambio de modelo productivo. "Es poco probable que la recuperación económica vaya aparejada de creación de empleo, por lo que mientras no se generen puestos de trabajo, será necesario reforzar la protección frente al paro", señaló. Entre las medidas, el sindicato propone crear nuevas fórmulas para el fomento del empleo entre los menores de 25 años y la reducción en el número de horas trabajadas como vía alternativa para evitar despidos.

UGT también coincidió en el diagnóstico de CC OO respecto a la ausencia de signos de recuperación en el mercado laboral, por lo que consideró "urgente" mejorar las políticas activas de empleo, especialmente las de formación, para reactivar el mercado de trabajo. En este sentido señaló el importante papel que pueden jugar la ley de Economía Sostenible y el nuevo fondo de inversión local. "Deben apostar por actividades productivas que generen demanda de empleos con alto valor añadido y con productividad elevada, lo que permitiría a España competir en los mercados internacionales a través de la innovación y la calidad", recalca en un comunicado.

El gasto llegará a 34.000 millones

El crecimiento imparable del desempleo en los últimos doce meses (800.000 parados más) ha provocado un aumento del gasto para costear las prestaciones por desempleo, que van a cargo de los ingresos de la Seguridad Social.

Entre enero y noviembre, la factura se elevó a 28.690 millones de euros, lo que representa un alza del 53% en tasa interanual y cerca de 10.000 millones más en términos absolutos.

El gasto acumulado en los once primeros meses de 2009 está muy por encima de lo que había presupuestado el Ejecutivo en 2009 (19.292 millones). La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, estimó ayer que el gasto en prestaciones, incluida la ayuda de 420 euros, se elevará a 34.000 millones a finales de año.

En el incremento del gasto también han contribuido los trabajadores extranjeros. En noviembre había 430.000 (el 14,6% del total) que ya percibían algún tipo de prestación.

368.000 solicitudes para los 420 euros

La ayuda de 420 euros para todos aquellas personas que habían agotado su prestación por desempleo ha contado con un gran número de solicitudes, tal y como reconoció ayer la secretaria General de Empleo, Maravillas Rojo.

Para acceder a esta prestación, que entró en vigor el 17 de agosto, ya se han recibido 368.871 peticiones, de las que 151.331 corresponden a personas que generaron derecho entre el 1 de enero y el 31 de julio y 17.540 lo hicieron a partir del 1 de agosto. A ello hay que sumarle las más de 1,1 millones de solicitudes de prestación por desempleo registradas en noviembre.

Otra medida aprobada este año para reducir la temporalidad en la contratación (la bonificación a las empresas que firmaran contratos indefinidos) no ha tenido tanta aceptación como la ayuda de los 420 euros. Rojo señaló ayer que hasta diciembre sólo había 8.942 personas que se hubieran beneficiado de la misma.