La contratación de derivados alcanza máximos

La negociación en Bolsa se hunde a la mitad frente al récord logrado en 2007

La Bolsa española negoció 897.158 millones de euros el año pasado, un 27,8% menos que en 2008. La caída respecto al récord de 1,67 billones logrado en 2007 es del 46,1%. La contratación de derivados, en cambio, marcó máximo histórico.

La negociación en Bolsa se hunde a la mitad frente al récord logrado en 2007
La negociación en Bolsa se hunde a la mitad frente al récord logrado en 2007

El balance anual es eminentemente negativo. La negociación de renta variable en la Bolsa española fue en 2009 casi la mitad de la lograda en 2007. A la caída del 27,8% sufrida en 2009 se añade la del 25,4% de 2008.

Los mínimos de marzo provocaron la huida de una buena parte de los inversores, y el menor valor de las acciones influye en el menor importe negociado. Sin embargo, los datos de los dos últimos meses del pasado ejercicio anticipan una cierta recuperación. En diciembre, el volumen creció un 35,9% frente al mismo mes de 2008, hasta alcanzar los 82.864 millones de euros. Un alza que confirma el dato de noviembre, cuando la contratación se incrementó un 16%, hasta los 84.865 millones.

Los grandes valores del Ibex continuaron acaparando el grueso de la negociación en diciembre. Telefónica supuso el 20% del volumen; Santander, el 18,7%; BBVA, el 15,6%; Repsol, el 14,2%; e Iberdrola, el 12,6%.

Los expertos consideran probable que en los próximos meses continúe el repunte del volumen, siempre y cuando se mantengan las subidas bursátiles. Esto anima al inversor final a tomar posiciones, si bien las cifras todavía se sitúan muy por debajo de las obtenidas a lo largo de 2007.

Al mismo tiempo que la negociación en renta variable caía hasta niveles de 2005, la contratación de derivados alcanzó máximos históricos el año pasado. Se negociaron 93,1 millones de contratos de futuros y opciones, lo que supone un crecimiento del 12% respecto a 2008. Las opciones sobre acciones, con 35,5 millones de contratos, un 94% más, fueron claves en este aumento.

También la deuda corporativa alcanzó récord en 2009. El volumen negociado se situó en 3,69 billones de euros, un 53,8% por encima del correspondiente a 2008.