Airbus Military

El A-400M hará su primer vuelo la semana del 7 de diciembre

El A-400M, el avión de transporte militar de EADS y Airbus, hará su primer vuelo en la semana del 7 al 13 de diciembre, en Sevilla. Si no vuelven a producirse contratiempos, las primeras entregas se realizarán dentro de tres años.

El futuro avión de transporte militar europeo ya tiene fecha de despegue. "Los ensayos de rodaje del primer A-400M están progresando de manera satisfactoria, lo que nos permite anticipar que el primer vuelo tendrá lugar en la semana 50, si el tiempo lo permite", avanzó el viernes, en una misiva, el máximo responsable de Airbus Military y del avión, Domingo Ureña. Es decir, que la aeronave iniciará las pruebas de vuelo la semana del 7 al 13 de diciembre en las instalaciones del grupo aeronáutico en San Pablo (Sevilla), donde se encuentra la línea de montaje final del aparato.

En todo caso, la fecha concreta no se conocerá hasta dos o tres días antes, "teniendo en cuenta que una incidencia de última hora podría retrasar el despegue desde un par de horas hasta un par de días", advierte el directivo. Un retraso insignificante si se tiene en cuenta que el programa de desarrollo del A-400M ya acumula más de tres años de demora.

A los mandos del avión estarán dos pilotos militares, el español Ignacio Lombo y el británico Ed Strongman, que volarán acompañados por tres ingenieros y un mecánico.

AIRBUS GROUP 93,69 1,02%

Si EADS y su filial aeronáutica mantienen el último calendario que han hecho público, Francia (cliente de lanzamiento del avión) recibirá su primer A-400M dentro de tres años. En este periodo de tiempo, la aeronave tiene que completar el resto de pruebas necesarias para obtener las correspondientes certificaciones de tipo militar y civil.

En concreto, la empresa prevé acumular 3.000 horas de vuelo con cinco aviones de ensayo (cada uno hará unas 600 horas) que realizarán sus pruebas tanto en Sevilla como en las instalaciones de Airbus en Toulouse.

Reunión clave el próximo miércoles

El próximo miércoles, los ministro de Defensa de los países promotores del A-400 (España, Francia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía) tienen previsto reunirse en Berlín para intentar cerrar las nuevas condiciones de lanzamiento del avión.

El contrato inicial de 2003, que rondaba los 20.000 millones de euros, va a ser modificado tanto en lo referente al precio como a las características técnicas del avión, tras los importantes retrasos acumulados. EADS pretende que el proyecto, que ya le ha supuesto un sobrecoste de 2.400 millones de euros, siga el modelo de otros programas de desarrollo de aviones militares (frente a la aproximación civil que se pactó en un principio) y que, sobre todo, deje de dar pérdidas, de forma que, si no es rentable, al menos alcance un punto de equilibrio.

Según fuentes de las negociaciones, una de las soluciones que estudian las partes pasa por dividir el programa en dos fases: una en la que se respetaría la secuencia de entregas prevista inicialmente y otra, en la que se alargarían los plazos y los países cancelarían parte de sus pedidos.