Dato preliminar

EE UU sale de la recesión en el tercer trimestre con un crecimiento económico del 3,5%

La economía de EE UU se expandió en el tercer trimestre por primera vez después de un año en negativo lo que, oficiosamente, supone el punto final a la recesión. Gracias a la influencia de los estímulos puestos en marcha por el Gobierno, se ha registrado un crecimiento del 3,5% frente a la contracción del 0,7% del trimestre anterior. Esta lectura del PIB es mayor del que esperaban unos analistas que llevaban un par de semanas rebajando sus expectativas.

Según las cifras del departamento de Comercio, el crecimiento se vio beneficiado por una importante mejora del consumo, que sigue siendo el 70% de la economía. En el tercer trimesrtre creció un 3,4% cuando en el inmediatamente anterior se había contraído un 0,9%. La mejora está muy influida por el componente de gastos destinados a artículos de larga duración, principalmente coches, cuyo crecimiento ha sido del 22,3% (frente al -5,6% anterior). La clave de esta recuperación, la mayor desde 2001, está en la ayuda para la compra de automóviles "dinero por chatarra" que puso en marcha el Gobierno durante este periodo.

La construcción residencial también experimentó una mejora del 23% lo que supone la primera en casi cuatro años y es la mayor desde mediados de los ochenta. Es una situación en la que de nuevo está detrás la mano de Washington pues buena parte de las ventas han sido fruto de un crédito fiscal a los compradores de su primera vivienda. La caída de los tipos de interés y las hipotecas baratas han añadido peso a esta ecuación que está por ver cuánto más se mantiene.

La industria proporciona la tercera pata de este crecimiento. La caída de los inventarios se ha mantenido, en menor medida que en el anterior trimestre, pero lo suficiente como para esperar un ajuste a la estabilización menos gravoso en el cuarto trimestre. Los inventarios ha aportado casi un punto de crecimiento al PIB. El comercio, sin embargo, restó crecimeinto pues las importaciones fueron mayores que las exportaciones.

El dato del PIB del tercer trimestre es una confirmación oficiosa de que la Gran recession ha acabado aunque el dictamen oficial no ha llegado aún y está en manos de La Oficina Nacional de Análisis Económico (NBER en sus siglas en ingles) que es un grupo privado de economistas que tiene el encargo de decretar el momento económico en el que vive EE UU. Este grupo de economistas utiliza más variables que el crecimiento en un solo mes para sacar conclusiones.

Con todo, la cautela se impone. Las ventas de coches han vuelto a caer una vez acabado el estímulo y el paro está cercano a alcanzar el 10% algo que hace prever que la mejora del tercer trimestre no es sostenible debido en buena medida a la precaria posición de la mayoría de los consumidores. Según Comercio, los ingresos personales cayeron un 0,5% en el tercer trimestre frente al 0,6% de crecimiento del segundo. La tasa de ahorro fue del 3,3% cuando en el trimestre anterior fue del 4,9%. La inflacion se mantuvo contenida.

Esta es la primera prevision del PIB que hace el Gobierno Americano y los datos que se usan para elaborarla no son completes. Está previsto una revision de estas cifras el 24 de noviembre.