Reforma

Guía rápida del sistema sanitario de EE UU

- Medicare: Programa creado por la Administración del demócrata Lyndon B. Johnson para proveer de cobertura sanitaria a los mayores de 65 años. Es un plan al que, en su momento, se opuso el Partido Republicano, y que está financiado con fondos del Estado pero no hay gestión pública ni médica ni hospitaliaria. El grado de satisfacción que genera este programa es el más elevado del todo el país.

- Medicaid: es el otro gran programa sanitario con cobertura del Estado. El objeto es dar una asistencia médica a las personas que viven técnicamente en la pobreza. Se financia por el Estado Federal y cada uno de los estados individualmente por lo que no es muy uniforme en cuanto a sus servicios.

- Tricare: Es el único programa fundamentalmente público y sus principales beneficiarios son los militares.

- Schip: Programa estatal de ayuda a menores de clases medias bajas que no pueden acogerse al Medicaid pero cuyas familias tienen muchas dificultades económicas para hacerse con un seguro privado. Fue una de las iniciativas políticas del senador Edgard Kennedy. En sus primeros días en la Casa Blanca, Obama firmó una reforma ampliando el número de niños asegurados, algo a lo que se opuso la Administración de George Bush.

- Seguros Privados: Alrededor de 180 millones de personas en EE UU tiene seguros sanitarios con empresas privadas. La mayoría los proveen las empresas que cada vez hacen frente a mayores gastos. En las Pymes hay muchos "infraseguros" o no los hay. Con la continua subida de las primas, varias veces por encima de la inflación cada año, muchas empresas han dejado de ofrecerlos a sus nuevos empleados.

- Sin seguro: Se calcula que 47 millones de personas (incluidos inmigrantes indocumentados) carecen de seguro médico. Son atendidos en los hospitales en caso de emergencia pero se critica la falta de seguimiento y el hecho de que no hay medicina preventiva para quienes no tienen seguro ya que esta es muy cara. Una de las causas de las subidas de las primas es que cuando se atiende en un hospital a un no asegurado que no puede hacer frente a los pagos (30.000 dólares que puede costar una apendicitis) el coste repercute en los que si que lo están, motivo por el que se cree que un seguro universal sería más barato a la larga.