A fondo

Google celebra su primer lustro en Bolsa

Google contaba en su tesorería con más de 19.300 millones de dólares al final del primer semestre.

Google apuesta por la publicidad en móviles con la compra de AdMob
Google apuesta por la publicidad en móviles con la compra de AdMob

Los mercados financieros mundiales van a celebrar mañana una efeméride: el quinto aniversario de la salida a Bolsa de Google, que empezó a cotizar en el Nasdaq el 19 de agosto de 2004. Una operación que consagró definitivamente al negocio de internet entre los inversores y que además supuso el principio del fin de la crisis, tanto financiera como de confianza, generada por la explosión de la burbuja tecnológica en 2001.

Tras unas semanas de gran expectación en el verano de 2004, el popular buscador de internet comenzó a cotizar a un precio de 85 dólares por acción. La sociedad quedó valorada en cerca de 23.000 millones de dólares, lo que convirtió en millonarios a sus fundadores, los antiguos alumnos de la universidad de Stanford, Sergey Brin y Larry Page. Con su salida a Bolsa, Google captó más de 1.600 millones, que fueron destinados a seguir financiando la expansión.

Durante estos cinco años, el camino recorrido por la empresa ha sido largo y, por momentos, sinuoso. Actualmente, las acciones de Google cotizan en el entorno de los 450 dólares, un 430% por encima de su precio de debut, lo que le confiere una capitalización bursátil superior a los 140.000 millones. Sin embargo, el precio de las acciones está ahora muy lejos de los 747 dólares, su máximo histórico (intradía), registrado a principios de noviembre de 2007. Pese a todo, la revalorización de Google en estos cinco años está muy por encima de la subida, ligeramente superior al 5%, cosechada por el Nasdaq. Con esta evolución, quienes apostaron por Google en 2004, todavía tienen motivos para celebrarlo.

GOOGLE 1.486,65 0,05%

Y es que este avance en los mercados financieros, que ha convertido a Google en un blue chip, ha estado acompañado de una transformación total de la empresa. En el ejercicio fiscal de 2004, la compañía registró unos ingresos de 3.189 millones de dólares, un beneficio de 399 millones, mientras que su plantilla llegó a 3.021 empleados. En 2008 (último ejercicio cerrado), la firma alcanzó un volumen de negocio de casi 21.800 millones y unas ganancias de 4.226 millones. Asimismo, al término del primer semestre de 2009 contaba con 19.785 trabajadores (eso sí, casi 400 menos que en marzo de este año).

En este sentido, durante la última presentación de resultados, Google explicó que, a la conclusión del primer semestre, tenía en su tesorería más de 19.300 millones de dólares. Unas cantidades que han llevado a diversos inversores en los últimos meses a pedir a la compañía que establezca el pago de un dividendo o que ponga en marcha un programa de recompra de acciones. Pero hasta ahora, la compañía se ha negado con rotundidad. Su objetivo sigue siendo destinar todos los recursos al crecimiento y a financiar la expansión en otras áreas de negocio de esta industria.

Desde la salida a Bolsa, se ha hecho con más de 40 compañías, entre las que figura la española Panoramio. Las operaciones más sonadas han sido las adquisiciones de la popular web de vídeos Youtube, por la que pagó más de 1.600 millones de dólares, o de la empresa de publicidad online DoubleClick, por la que abonó 3.100 millones, la mayor compra de su historia hasta el momento. Ahora, tras varios meses de parón, Google ha retomado la política de adquisiciones con la compra de On2 Technologies.

Además, Google está inmersa en una dura disputa con otros gigantes tecnológicos, desde Microsoft a Apple y Nokia, pasando por Yahoo o Facebook. La pugna engloba a muchas empresas en distintos negocios.

Si en algo coinciden muchos expertos es en destacar la rivalidad entre Microsoft y Google. En un principio, ambas luchaban por el negocio de las búsquedas y la publicidad en internet, con Yahoo como tercer espada. Pero el avance de Google ha sido de tal calibre (en EE UU, su cuota de mercado está próxima al 70%) que ha obligado recientemente a sus dos competidores a aliarse (con anterioridad, Google y Yahoo sondearon un posible acuerdo, que quedó roto, en buena medida, por la presión de las autoridades de la competencia).

Dura competencia

Pero la agresividad del buscador de internet no ha quedado ahí. Google ha retado a Microsoft en negocios clave para el gigante del software como los sistemas operativos (el futuro Chrome OS contra Windows), las aplicaciones Office, los navegadores de internet o los sistemas operativos para el móvil. Aquí, el Android de Google no sólo compite ya con Windows Mobile de Microsoft, sino también con la Blackberry de RIM, el Symbian de Nokia y el iPhone de Apple. Precisamente, la buena relación existente entre la empresa de la manzana y el buscador online se ha roto hace pocas semanas tras la salida del consejo de Apple de Eric Schmidt, consejero delegado de Google.

En cualquier caso, no todo han sido éxitos. En estos cinco años, Google ha sufrido algunos reveses. Sin ir más lejos, a finales de 2005 compró un 5% de AOL, filial de internet de Time Warner, participación que vendió hace pocas semanas por algo menos de 300 millones. Algunos expertos advierten también que la compañía no ha sido capaz hasta ahora de rentabilizar Youtube, pese a su audiencia global, mientras que su red social Orkut tampoco ha alcanzado la popularidad de otras redes sociales como Facebook salvo en contados mercados como Brasil. Y eso por no hablar del abandono de negocios como la venta de publicidad para la radio.

Pese a estos contratiempos, Google se ha convertido en los últimos cinco años en una de las referencias de la industria tecnológica para los mercados financieros. Un símbolo que le ha llevado a consolidarse en las carteras de miles de inversores de todo el mundo.