Evolución del mercado laboral

La obra municipal y el turismo frenan la destrucción de empleo

El fondo de inversión local para la construcción y el auge de la contratación en el sector servicios propio de la época vacacional arrojan un saldo de casi 21.000 parados menos en julio -el mejor mes de julio desde 2004- y 45.500 afiliados más a la Seguridad Social. Sin embargo, los datos desestacionalizados indican que la destrucción de empleo estructural no ha concluido.

El Ministerio de Trabajo informó ayer de que durante el mes de julio 20.794 personas abandonaron las abultadas colas del paro, donde aún permanecen 3.544.095 desempleados. El dato, aunque positivo, está fuertemente vinculado al empleo estacional que se genera durante el periodo de verano. Sindicatos y patronal advierten que las tornas volverán a cambiar en septiembre, y el propio Gobierno comienza a curarse en salud.

El propio ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, admitió que aunque la crisis "se está amortiguando", septiembre no presentará datos "tan positivos". Desde su Ministerio, esperan que aunque el paro aumente, no lo haga al mismo ritmo del pasado año. Recordaron, eso sí, que se ha producido la mayor disminución de parados en el mes de julio desde el año 2004. De hecho, se trata de la primera caída del desempleo registrado que refleja la tasa desestacionalizada desde septiembre de 2007, si bien la reducción ha sido de apenas 2.500 personas.

El auge de la hostelería y los negocios ligados al turismo hizo que servicios fuera el sector donde más descendió el número de parados (13.885 menos). Le sigue la construcción (cayó en 7.292), que históricamente engrosa las listas del INEM durante el parón de verano, pero que este año ha sido rescatada por el Fondo Estatal de Inversión Local. La alta tasa de contratación de hombres, en su mayoría jóvenes, hace que la variación incida especialmente en los menores de 25 años (11.830 parados menos) y en concreto varones (13.638), mientras que sólo 7.156 mujeres salieron del desempleo.

El ministro de Trabajo advierte que los datos de septiembre "no serán tan positivos"

Las cifras de la Seguridad Social, por su parte, muestran un aumento de 45.568 afiliados, lo que suma un total de 18.143.554 ocupados. El área socio sanitaria es la que mejor funcionó, con 55.096 nuevas inscripciones, gracias a las sustituciones y al desarrollo de la ley de dependencia, seguida de la hostelería (30.812). El mayor descenso, lo presenta la educación con la pérdida de 54.772 afiliaciones a la Seguridad Social, motivada por el final del curso académico.

Los datos desestacionalizados, sin embargo, dejan a la luz un saldo global negativo de 45.800 afiliados menos. La fuerte diferencia entre ambas contabilidades (90.000 personas) indica que la destrucción de empleo, aunque menor, mantiene su tendencia. De hecho, el registro diario de la Seguridad Social revela que sólo el 31 de julio se dieron de baja 182.612 personas. Muchas son consecuencia de la decisión de los empresarios de no mantener en nómina a sus asalariados durante agosto. Además, 13.500 autónomos cesaron en su actividad comercial.

Tanto la tasa corregida, como el registro usual evidencian la desaparición de más de un millón de puestos de trabajo desde julio de 2008. Además, la alta temporalidad de los empleos generados queda plasmada en la modalidad de contratación. Aunque ésta fue ligeramente superior a la de junio, llegó a los 1,4 millones, apenas uno de cada 10 (el 7,9% del total) fueron indefinidos. Sindicatos y patronal utilizaron estas cifras para reivindicar sus posiciones tras la ruptura de las negociaciones del diálogo social. CC OO y UGT emplazaron a los empresarios a retomar los encuentros dejando atrás su programa de máximos. La CEOE, a su vez, esgrimió las estadísticas para azuzar a Gobierno y centrales sindicales y reclamar su ansiada reforma del mercado laboral.

Unos y otros coincidieron en la estacionalidad de los datos y advirtieron que el final del verano vendrá acompañado de otro repunte del paro. La alta conflictividad que se prevé para otoño, junto al bloqueo de cientos de convenios colectivos prometen marcar un periodo convulso en el panorama laboral.

407.000 ocupados con 5.000 millones de inversión pública

Las obras con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local en los municipios españoles ocupan ya a 407.390 personas, un 46% más del empleo previsto para la totalidad del plan (278.446 personas). Según un comunicado del Ministerio de Política Territorial, hasta el momento se han financiado 29.200 de los 30.772 proyectos aprobados (el 94%), con una inversión de 5.089 millones de euros. De esta forma, de los 8.108 municipios españoles con obras del Fondo Estatal de Inversión Local, 7.736 (el 95%) ya han recibido la financiación para el inicio de los trabajos.

Más de 14.000 empresas trabajan en este plan, en su mayoría pymes, a las que el Fondo ayuda a mantener su actividad y a crear empleo, así como a conservar los puestos de trabajo existentes en estos momentos de dificultades económicas, añade el comunicado emitido por el Ejecutivo.

El libramiento de fondos aprobado esta semana para todo el país asciende a 35,71 millones de euros, correspondientes a 183 proyectos.

Con esta cantidad, se han transferido hasta hoy 5.089 millones a 7.736 municipios y seis mancomunidades para financiar 29.200 proyectos. El importe transferido corresponde al 70% del presupuesto de adjudicación, ya que el 30% restante se abona al finalizar los trabajos.

Precisamente, esta semana se han abonado para 15 proyectos finalizados 164.032,65 euros del segundo pago y el importe total abonado ya en concepto de segundo pago supera los 4,1 millones. Entre el 10 de diciembre y el 24 de enero se presentaron 30.903 proyectos, correspondientes a 8.108 municipios.

Tras la comprobación de las iniciativas por las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno y los servicios del propio Ministerio se aprobaron finalmente 30.772 proyectos, con un presupuesto global de 7.998,84 millones.