Estados Unidos

La SEC acorrala al banquero de las hipotecas 'subprime'

Mozilo es acusado de fraude e información privilegiada.

No hay forma de saber con certeza el riesgo real de los préstamos que tenemos en nuestro balance". Así admitía en un e-mail fechado en 2006 Angelo Mozilo la situación en la que se encontraba la mayor entidad hipotecaria de EE UU, Countrywide, una firma que él cofundó hace 40 años. Mozilo, un hombre que se pasó meses defendiendo a su entidad y su gestión en la televisión americana cuando explotó la crisis de las hipotecas subprime, añadía en el e-mail a dos de sus ejecutivos más cercanos: "estamos volando a ciegas y no sabemos cómo van a resultar esos préstamos en un momento de presión económica, mayor paro, caída de precio de las viviendas y de ventas".

Esta comunicación forma parte ahora de un sumario abierto con una denuncia de la SEC contra Mozilo y sus directores de operaciones y financiero, David Sambol y Eric Sieracki, respectivamente. El regulador de los mercados acusa a Mozilo, de fraude e información privilegiada porque mientras reconocía, en privado, los riesgos de las prácticas hipotecarias en las que se incurrió entre 2005 y 2007, este directivo puso en marcha un plan para la venta de sus acciones, que le generaron unos beneficios de 140 millones de dólares. La SEC dice que los riesgos no fueron apropiadamente expuestos al resto de inversores.

Countrywide y Mozilo son ahora dos símbolos de alto perfil de la fiebre subprime y de la relajación de los estándares crediticios con los que la banca hizo un dinero fácil que se terminó volatilizando y destapó la actual crisis financiera. Tambaleándose, Countrywide, fue comprada por Bank of America.

Mozilo calificaba en sus e- mails a las hipotecas de su firma de "tóxicas" y "veneno" pero su abogado cree que la SEC no tiene base para su acusación y que ha sido escogido para ser el chivo expiatorio de la crisis.