Finanzas

La banca de EE UU y la Casa Blanca mandan un mensaje de unidad

Goldman expresa interés en invertir en la compra de 'activos tóxicos'.

En un clima de profunda crisis económica y financiera agravada por el escándalo de las compensaciones de AIG, el presidente de EE UU, Barack Obama, se reunió el viernes con 15 de los consejeros delegados de la banca para mandar un mensaje de unidad. La reunión se produjo cuatro días después de que el secretario Tim Geithner presentara el plan de compra, público-privado, de activos tóxicos para sanear el sistema financiero.

Según el consejero delegado de Wells Fargo, John Stumpf, 'el mensaje principal es que estamos juntos en esto'.

A la salida de la reunión que duró apenas una hora, Lloyd Blankfein, responsable de Goldman Sachs, declaró a la cadena CNBC que está interesado en participar como inversor en la compra de activos tóxicos. Goldman ha sido uno de los bancos que ha mostrado interés en devolver el dinero con el que la Administración Bush capitalizó a la gran banca en octubre y ayer señaló que Obama ha insistido en que se devuelva solo si no va a perjudicar la situación del banco.

Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan dijo que la conversación sobre las compensaciones habían ocupado buena parte de la reunión y que Obama les había pedido que fueran conscientes del 'enfado del país'.

Dimon admitió que, en esa materia, la banca ha ido muy lejos y cometido errores. Con respecto a la iniciativa de fiscalizar a un tipo del 90% los bonus, Dimon trasmitió que Obama es más partidario de la 'autorrestricción'.

Ken Lewis, de Bank of America, comentó antes de la reunión que sería partidario de volver a separar la banca de inversión de la comercial, como se hizo en la Gran Depresión hasta que Bill Clinton cambió la ley.