EE UU

Obama limita el salario de los banqueros que reciban ayudas públicas

El rapapolvo que Barack Obama echó sobre Wall Street la semana pasada a cuenta de los bonus fue recibido con críticas por los afectados y acusaciones de populismo. Eso no impidió que ayer el presidente volviera a insistir en que estas pagas son 'el colmo de la irresponsabilidad' y 'una vergüenza' antes de anunciar que los ejecutivos de la banca que reciban ayuda extraordinaria del Gobierno no podrán cobrar salarios de más de medio millón de dólares.

El presidente dijo además que las compensaciones adicionales que se puedan establecer tienen que ser en acciones que no podrán ejecutarse antes de que las entidades devuelvan el dinero público que les haya sido concedido. Además, van a tener que detallar los pagos en especie y justificarlos ante sus accionistas y los contribuyentes. Obama también dijo que se pondrá fin a las indemnizaciones millonarias por despido o fin de contrato.

No habrá restricciones salariales con carácter retroactivo sino que se aplicarán a quienes tengan que requerir las próximas ayudas del Gobierno y que serán anunciadas la semana que viene. El Tesoro sigue sopesando las alternativas para tratar a los activos tóxicos de los balances de la banca y la última filtración apunta a que se prefiere un sistema de garantías como ya se ha hecho con Citi y Bank of America.

Las medidas salariales excepcionales ayer anunciadas por el presidente son el preludio de un gran cambio. Según Obama, 'el inicio de un esfuerzo de largo plazo'. Muchos economistas consideran que la retribución a corto plazo ha sido, en buena medida, el motivo de la mayor toma de riesgos a corto plazo por ello, el presidente dijo que va a examinar hasta que punto eso ha contribuido al desdén por el lago plazo. 'Vamos a estudiar reformas más amplias para que los ejecutivos sean compensados por su gestión del riesgo y el crecimiento de años no días o semanas.

En Wall Street hay mucha crítica a las limitaciones de los salarios ya que se considera que al personal más cualificado se le retiene con dinero y muchas entidades van a ver como sus mejores empleados se van a otras firmas que no hayan recibido ayudas y por tanto, sin límites en las compensaciones.

Goldman desea devolver la recibida

Goldman Sachs quiere devolver el dinero del TARP (el plan de salvamento para la banca) que recibió el año pasado. La entidad recibió 10.000 millones de dólares (unos 7.780 millones de euros) y según la agencia Bloomberg, su director financiero, David Viniar, quiere mandar la señal de que tiene buena salud además de evitar las limitaciones que se han impuesto sobre este capital.

Viniar dijo que van a tener mucha cautela a la hora de considerar alguna adquisición por que ha habido muchos más acuerdos sin éxito que con ellos.