Disparos certeros

Disparos certeros

Los mejores disparos de Robert Capa cuelgan desde hoy y hasta el próximo 19 de abril en el Museo judío de Bélgica. Y el húngaro vuelve a demostrar 54 años después de su muerte que fue uno de los fotógrafos más rápidos y con mejor puntería de todo el siglo XX. Por algo le puso nombre de revólver a la agencia-cooperativa que fundó junto a sus colegas Cartier-Bresson, Rodger y Vandivert.

La exposición de Bruselas recoge más de un centenar de las legendarias instantáneas de Capa, "desde su primer gran reportaje sobre un mitin de Trotsky en Copenhague hasta las fotos del rollo que quedó en su cámara cuando murió Indochina", señala Andréa Holzherr, comisaria de la muestra. La guerra civil española, el desembarco en Normandía o la fundación de Israel forman parte del recorrido.

Capa, de origen judío, fue testigo del nacimiento de un estado del que ya entonces intentaban apoderarse los extremistas. Muy significativo, en ese sentido, el pie de la foto 142: "Menahen Begin, dirigente del Irgun, un partido terrorista judío de derecha, hace un discurso contra Ben Gurion".

Pero Capa fue mucho más que un valiente fotógrafo de guerra. Fue también un seductor irresistible, como recuerda Philippe Blondin, secretario general del Museo Judío, Su don de gentes le permitió captar fotos entrañables de Steinbeck, Hemingway, Picasso, Ingrid Bergman, Faulkner o John Houston.


Foto: Robert Capa (por Ruth Orkin, 1952)

Normas