_
_
_
_
_
Libros

Cuando el ajedrez inspira un best seller

Katherine Neville reanuda en 'El fuego' la partida que comenzó hace 20 años con 'El ocho'.

Su novela más famosa, El ocho, ha vendido más de cinco millones de ejemplares en 50 países, un millón y medio en España, desde su aparición en 1988. La autora, Katherine Neville (San Luis, Misuri, 1945), confeccionó entonces una novela con dos historias entrelazadas y separadas en el tiempo, modelo que después explotarían otros autores. 'Es la forma más antigua que existe en la literatura escrita, una historia de búsqueda narrada al modo de los relatos persas'. Una fórmula en la que asegura sentirse muy cómoda y que repite en la secuela El fuego (Plaza & Janés).

Durante estos 20 años le han preguntado con frecuencia cuándo recuperaría el argumento y los personajes de la novela, pero ella pensaba que tenía que escribir un libro que hiciera sentir a los lectores que se trataba de algo totalmente nuevo, no un clon de El ocho. 'No necesito más dinero ni vender más libros, lo que quiero es seguir escribiendo novelas que inspiren a los demás', reconoce la autora.

La reanudación de la historia le ha ocupado muchos años. 'Constantemente sucedían cosas que me impedían terminar'. Recuerda, por ejemplo, estar trabajando en la novela en su casa de Washington cuando vio por la ventana estrellarse un avión contra el Pentágono. 'Con el 11-S me di cuenta de que estos hechos estaban ligados a la historia anterior y que el libro estaba conectado con Bagdad, donde Al Jabir, creó el ajedrez de la novela'.

Esta ex consultora del sector financiero y energético, que ha trabajado para IBM, Bank of America y la OPEP, entre otros clientes, y ha residido durante mucho tiempo en países islámicos, cree que la situación en Oriente Próximo no ha cambiado en el tiempo transcurrido entre una novela y otra. 'La literatura nos da una mejor perspectiva de lo que ocurre una y otra vez. Precisamente, por eso he escrito El fuego, porque si continuamos con las interminables batallas que ocurrían en El ocho, nos encontraremos en una situación que nunca acabará'.

En El ocho, Cat Velis, experta en informática y aficionada al ajedrez, recorre tres continentes en busca de un legendario ajedrez de Carlomagno. En El fuego, será la hija, Alexandra Solarin, quien tendrá que continuar el juego. Son dos protagonistas diferentes: aquella, aventurera; ésta, cerebral. Alexandra estaba llamada a convertirse en el maestro más joven de toda la historia del ajedrez, cuando se produjo una tragedia, momento en el que arranca el libro. Los protagonistas de las novelas de Katherine Neville (es autora de otras dos, Riesgo calculado y El círculo mágico) han desempeñado sus trabajos y han vivido en los mismos lugares que la autora. Alexandra Solaris, sin embargo, ha sido el personaje más difícil que ha creado. 'Ha sido difícil escribir desde el punto de vista de una niña prodigio del ajedrez, razón por la que es mi personaje femenino favorito y tengo que decir que creo que no he terminado con ella del todo', revela.

La búsqueda lleva a la protagonista hasta el corazón de Washington -donde reside la escritora-, hasta lugares desconocidos para la mayoría de las personas, pero no para una persona que reconoce que siempre está observando lo que ocurre a su alrededor. Vivía en Alemania cuando cayó el muro de Berlín; su marido le dijo: 'Mira, está pasando lo que cuentas en tu libro El círculo mágico'. 'Me di cuenta de que los muros que habían construido los Gobiernos habían empezado a derrumbarse, tal y como predicen los antiguos mitos'.

150.000 ejemplares vendidos en diez días

Katherine Neville ha sabido conectar con los lectores españoles. El fuego se lanzó el 29 de diciembre con una tirada inicial de 500.000 ejemplares y en diez días ha superado los 150.000 ejemplares vendidos, según la editorial. Las cifras se suman al éxito de El ocho, una obra votada por los lectores de El País como uno de los diez mejores libros de todos los tiempos, según recoge la biografía de Neville en internet (www.katherineneville.com).La escritora trabajó en su juventud como fotógrafa, pintora de retratos, camarera y modelo. Su temprana carrera profesional como consultora en energía, finanzas y sistemas informáticos la llevó a residir en seis países de tres continentes, y en la mitad de los estados de EE UU, experiencia que le ha servido para ambientar sus novelas.Licenciada en literatura africana, el primer libro que terminó fue Riesgo calculado, una novela de suspense al estilo de historias como El secreto de Thomas Crown o El golpe que en versión Neville se torna más barroca. 'Siempre he tratado de ser más ambiciosa, sacar más de mi oficio'.El fuego se le resistió hasta que empezó a escribirse por sí solo. 'Es lo que supone que tienen que hacer los libros, escribirse por sí solos', comenta divertida.Ha forjado una exitosa carrera literaria con cuatro novelas en las que combina secretos, sorpresas y argumentos entrelazados. Cuando escribió El ocho la compararon con Umberto Eco y Steven Spielberg, pero ella cree que su fórmula ya se encontraba en Jasón y los argonautas, Percival y la búsqueda del Santo Grial o el mito sumerio Gilgamesh, su favorito.Katherine Neville sigue viajando mucho en compañía de su marido Karl, un neurocirujano que la ha acompañado en su gira de promoción española.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_