Conferencia

Merkel plantea crear un consejo económico internacional en Naciones Unidas

La canciller alemana, Angela Merkel, planteó hoy, durante su intervención en la sesión de apertura del coloquio 'Nuevo mundo, nuevo capitalismo' celebrado en París, la creación en el seno de Naciones Unidas de un consejo económico internacional para facilitar las tareas de coodinación de las políticas económicas.

"Hace falta que las instituciones internacionales den las mismas recomendaciones a los países que están en la misma situación, porque se trata de su credibilidad. O se adopta otra decisión, que también es posible: que fuera del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas haya igualmente un Consejo económico", señaló.

A su juicio, la reunión del G-20 celebrada en Washington el pasado noviembre de 2008, demostró que supone un "gran paso" confiar en una organización internacional y hacer "un poco menos en el plano nacional" si se busca una respuesta coordinada frente a la crisis económica internacional.

"Mayor y mejor" regulación de los mercados financieros

La canciller alemana apostó, igualmente, por una "mayor y mejor" regulación de los mercados financieros internacionales, reformular los mecanismos de la economía de mercado para evitar en el futuro crisis como la actual y modificar la vigente arquitectura institucional para adaptarla a los retos del siglo XXI.

Asimismo, puso de relieve que lo países industrializados deben entender que hemos vivido "por encima de nuestras posibilidades" y realizado "un préstamo de futuro sin tener un contravalor en la economía real". "Y a la larga -advirtió- esto no puede no tener consecuencias nefastas". Por esta razón, Merkel consideró que los mecanismos de la economía de mercado "no pueden continuar como hasta ahora".

"Necesitamos orden en el mercado financiero con normas internacionales, pero también necesitamos la voluntad política para incitar a los mercados financieros a no asumir demasiados riesgos", añadió la canciller, partidaria de la "mesura" cuya ausencia provocaría un riesgo "inviable" en el marco de un sistema regulado.

Merkel confió en que las primeras medidas para regular mejor el sistema financiero internacional se esbocen en la nueva reunión del G-20 que tendrá lugar en Londres el próximo abril y advirtió que no permitirá que, una vez superada la crisis, se impida a los Estados intervenir en los asuntos económicos. "Yo me mantendré firme. Es imposible repetir los errores del pasado y hace falta evitar que el mundo conozca otra vez este tipo de crisis", adelantó.

Más alla de todo ello, hace falta, a su juicio, "una arquitectura institucional del XXI siglo que refleje verdaderamente lo que pasa en el plano internacional" y supere el esquema surgido de la II Guerra Mundial.

Finalmente, avisó de que ningun país puede actuar sólo para salir de la crisis, "ni siquiera Estados Unidos, por potente que sea" porque debe coordinarse y consultar con los otros. "Esta crisis puede ser una oportunidad para remodelar la arquitectura financiera internacional y crear sistemas de vigilancia de los mercados financieros", resumió.