Préstamo

Santander financiará 1.300 millones a Enel para comprar el 25% de Acciona en Endesa

La financiación de la compra por parte de Enel del 25% que Acciona tiene en Endesa está prácticamente cerrada. El Banco Santander financiará a la italiana unos 1.300 millones de los 2.500 millones de la deuda que la constructora contrajo con la entidad para entrar en la eléctrica y que supone un tercio del total de los créditos. El BBVA asumiría el resto de la financiación con otros siete bancos.

Las fiestas navideñas han dejado en compás de espera la operación de ruptura de Enel y Acciona en Endesa, según la cual, la italiana comprará a la constructora de Entrecanales el 25% que tiene en la eléctrica, con lo que alcanzaría el 92% de su capital. Fuentes que participan en el proceso dan por hecha la transacción después de que el grupo italiano haya llegado a un acuerdo con nueve bancos para la financiación.

Sólo quedaría el visto bueno de Acciona, tras algunos ajustes en el precio, que será el que figura en el pacto parasocial de 2007: unos 11.000 millones.

Por el momento, Enel ha logrado que el Santander, acreedor de Acciona con 2.500millones de euros (sobre el total de 8.800 millones que pidió para entrar en Endesa) le financie unos 1.300 millones. Aunque la italiana aspiraba a más, la entidad que preside Emilio Botín quiere aprovechar la transacción para "mejorar su exposición de riesgo", según fuentes empresariales. En cualquier caso, el BBVA, con el que Enel ha venido negociando en las últimas semanas, está dispuesto a asumir una parte importante del resto de la financiación, en la que participan otras siete entidades financieras.

ENDESA 23,95 0,00%
ACCIONA 104,00 -0,57%
SANTANDER 2,43 -1,38%

Según el principio de acuerdo con Acciona (a través de los bancos de inversión de las partes, Mediobanca y Citi) unos 8.000 millones se pagarán en efectivo y el resto con activos de renovables de Endesa valorados a precios de mercado. Esta valoración se corresponde con la que llevan realizando varios bancos de negocios contratados el año pasado para dar cumplimiento al pacto entre los socios, que incluía el traspaso del negocio de renovables de Endesa a Acciona Energía mediante un canje de activos.

Dicho canje, así como el pago de un dividendo a cuenta por las plusvalías obtenidas por la venta de Endesa Europa a Eon, que asciende a 4.500 millones, están paralizados. Algunas fuentes aseguran que Enel está bloqueando dicho pago para forzar a Acciona a vender, si bien, se podría aprobar antes de que se publiquen las cuentas anuales de la eléctrica antes del 31 de marzo.

Según la opción de venta a Enel que figura en el acuerdo, del precio a pagar (los 41 euros por acción de la opa a Endesa con algunos ajustes) se descontarían los dividendos recibidos por Acciona desde el desembarco en la eléctrica. Por tanto, los 11.000 millones del put incluyen ese dividendo extraordinario. Además, Enel dispondrá de la liquidez derivada de dicho dividendo (le corresponden más de 3.000 millones) para financiar la operación.

Teniendo en cuenta que pagará también con activos de Endesa y que esta cesión le permitirá cobrar nuevos dividendos extraordinarios, la italiana financiará una buena parte del paquete de su socio español con los bienes de la propia eléctrica en la que entraron el año pasado. El grupo italiano descarta ampliar capital pues ello perjudicaría a su calificación crediticia.

Fuentes próximas a la constructora entienden que Enel ya ha ultimado un acuerdo para la financiación de la operación y que sólo falta un acuerdo en el precio y el plazo, que otras fuentes dan también por cerrados.

En todo caso, los socios no quieren dirimir el divorcio en el consejo de la eléctrica, cuyas dos últimas reuniones fueron aplazadas. Así "se intenta evitar cualquier tipo de roce o conflicto que enturbie una solución a la venta", aseguran fuentes próximas a Endesa.

Prorrogado el blindaje a directivos de la eléctrica

Antes del desembarco de Enel y Acciona en Endesa, los ejecutivos de la alta dirección de la eléctrica tenían una cláusula en sus contratos, según la cual, en caso de cambio de control de la compañía, se podían marchar en el plazo de tres meses con una importante indemnización: tres años de salario más uno más en el caso de no fichar por otra empresa de la competencia.

Tras su llegada a Endesa en octubre de 2007, los nuevos socios hispano- italianos les pidieron que no activaran dicha cláusula a la espera de acontecimientos. A cambio, en enero de 2008 prorrogaron estos blindajes por un año más. Hasta hace pocas semanas, los afectados, más de una veintena de directivos, incluido el consejero delegado, Rafael Miranda, desconocían el futuro de dicha cláusula. Sin embargo, según ha podido saber CincoDías ésta se ha prorrogado por otros tres meses, hasta el próximo 31 de marzo.

Precisamente, en este periodo podría quedar despejada la situación relativa al control de la eléctrica, si Acciona vende su participación a Enel. En ese caso, Endesa pasaría bajo control exclusivo de los italianos que podrían gestionarla (bien o mal) sin conflictos internos. En ese caso, Enel deberá aprobar un plan estratégico para su filial española, nombrar su propio equipo directivo

y renovar el consejo.