Coyuntura económica

El Banco de Inglaterra recortará los tipos si la economía sigue debilitándose

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) decidió por unanimidad recortar los tipos de interés en 150 puntos básicos el pasado 6 de noviembre, hasta situarlos en el 3%, y consideró la posibilidad de adoptar un recorte aún mayor por el grave deterioro de la economía, aunque finalmente decidió reservar parte de estos posibles recortes para más adelante, según recogen las actas de la reunión de noviembre.

Asimismo, la institución presidida por Mervyn King indica que otro de los factores que se tuvieron en cuenta a la hora de no acordar un recorte más acusado de los tipos fue el grado de incertidumbre que una reducción demasiado grande pudiera causar en los mercados, además de los potenciales riesgos para la inflación si la depreciación de la libra estelina resultara excesiva.

"Existía el riesgo de que tal movimiento fuera malinterpretado como un cambio en las funciones del Comité, que hubiera puesto en peligro la credibilidad del objetivo de inflación", señala el BoE.

De este modo, los responsables de política monetaria de Reino Unido consideraron oportuno reservar parte del alivio de la política monetaria hasta después de que el Comité hubiera tenido la oportunidad de explicar su cambio de opinión sobre las perspectivas de inflación y hubiera valorado la reacción del mercado a su decisión.

Respecto a la inflación, las actas del BoE apuntan un marcado cambio en las proyecciones, puesto que la institución estima ahora que se producirá un acusado descenso a corto plazo desde los actuales niveles ante el abaratamiento de la energía y de los alimentos.

Por este motivo, el Comité consideró que este nuevo pronóstico de inflación implica que será necesario un "mucho menor" nivel de tipos de interés para cumplir el objetivo de inflación a medio plazo.