Participaciones

El fabricante de muebles Forlady entra en el capital de la maderera Finsa

Moinsa, fabricante del mobiliario de cocina de la marca Forlady y participada por los accionistas de El Corte Inglés, se ha convertido en accionista del grupo maderero gallego Finsa. La operación se ha llevado a cabo mediante un intercambio accionarial.

La sociedad participada por accionistas de El Corte Inglés Móstoles Industrial (Moinsa) se ha convertido en uno de los principales partícipes de la multinacional maderera Finsa, con sede en Galicia. En concreto, el fabricante de muebles de cocina presidido por Isidoro Álvarez controlará una parte de la enseña gallega, gracias a un intercambio accionarial entre ambas compañías. La noticia fue avanzada ayer por El País.

Como telón de fondo está la toma de control por parte de Finsa de Utisa Tableros del Mediterráneo. Hasta hace unas semanas, esta sociedad estaba participada al 50% por la empresa gallega y por Moinsa. 'Creemos que esta asociación ha sido muy fructífera y hemos decidido reestructurarla', aseguraba ayer un portavoz del grupo gallego. A cambio del 50% de Utisa, Moinsa -fabricante de los muebles de cocina Forlady- se hace con una participación en el grupo maderero gallego.

'No es una toma de control', señalan desde Finsa, ya que la empresa seguirá en manos de quien hasta ahora ha sido su principal accionista, la familia García Baliña. 'Creemos que esta operación nos permitirá afrontar mejor el futuro, aunque sólo supondrá un cambio en la estructura societaria y en la forma de gestión', aclaran desde Finsa.

Moinsa divide su actividad en cuatro áreas y factura 235 millones

Además, destacan que el intercambio accionarial le permitirá hacerse con el 100% de Utisa, una firma que posee una plantilla de 1.000 personas y cuatro fábricas: dos en Teruel, una en Utiel (Valencia) y otra en Albacete. La toma de control del fabricante de laminados de madera lleva gestándose desde el pasado verano. De hecho, la Comisión Nacional de Competencia (CNC) ya dio luz verde en septiembre a la operación. 'Formalmente, la operación ya se está ejecutando porque sólo quedan los últimos detalles', aseguran desde la maderera Finsa.

æpermil;ste no es el único frente abierto para el grupo maderero gallego, ya que una de sus filiales Faus ha puesto en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) que conllevará la eliminación del 50% de su plantilla, es decir, alrededor de 450 empleados. Además del previsible cierre de su planta de Gandía (Valencia).

Móstoles Industrial (Moinsa) es una empresa pionera en España en la fabricación de muebles de cocina en serie y surgió por la necesidad de ofrecer un trabajo permanente a los carpinteros y montadores que construían y fijaban las vitrinas de las tiendas de El Corte Inglés. Esto sucedía allá por el año 1966. En los inicios la empresa se centró en la fabricación de muebles de cocina, muebles para el hogar, mobiliario escolar y mobiliario infantil. Sin embargo, fue el éxito de sus diseños en el mueble de cocina, lo que le llevó a enfocar su actividad hacia este segmento principalmente. La demanda de su producción era tal que la empresa no alcanzaba a satisfacerla.

235 millones en ventas

Forlady vende a través de distribuidores, aunque su principal cliente sigue siendo El Corte Inglés. También cuenta con tiendas propias. Moinsa obtuvo unas ventas en 2007 de 235 millones de euros, frente a los 224,5 registrados en 2006. Según la información que se recoge en la página web, la empresa emplea a un millar de personas en su fábrica de Móstoles. Este periódico intentó ayer sin éxito recabar detalles sobre la operación por parte de Moinsa. Móstoles Industrial divide hoy su actividad en cuatro áreas principales: mobiliario, logística interior, instalaciones comerciales y oficinas.

Empresa familiar

Finsa afirma que la entrada de Moinsa en su accionariado 'no es una toma de control', pues el grupo maderero gallego seguirá controlado por la familia García Baliña.

Moinsa nació hace 40 años y tiene su sede en Móstoles.

Un mercado concentrado en España en pocas manos

El sector de los laminados de madera en España está concentrado en pocas manos. En concreto, el grupo gallego Finsa controlará entre el 50% y el 60% del mercado español de laminados, según consta en el informe en el que la Comisión Nacional de Competencia (CNC) daba luz verde al intercambio accionarial en Utisa. Por detrás, se sitúa la multinacional portuguesa Sonae, propietaria de Tafisa. El regulador apunta que en los últimos años Finsa ha ido reduciendo su cuota: tenía entre el 30% y el 40% en 2005 y en 2007 se situaba entre el 20% y el 30% del mercado de tableros. Según la CNC, la operación no ha supuesto un cambio en la estructura de la oferta, sólo un cambio 'cualitativo' en el accionariado de Utisa, que ha pasado al 100% a manos de la gallega Finsa.