Laboral

DHL eleva a 14.900 los despidos en su filial de transporte de EE UU

Se anticipa a la recesión y corta el 80% de los gastos.

DHL Express, filial americana de Deutsche Post, centrará su negocio en el transporte urgente internacional. Eso supondrá acabar con los servicios domésticos aéreos y terrestres que tiene en EE UU a partir del 30 de enero de 2009.

La multinacional cerrará en aquel país todos sus hubs terrestres y reducirá el número de estaciones de 412 a 103. Eliminará 9.500 empleos y sólo quedarán 4.000 de ese negocio, que se encargarán de dar cobertura a las necesidades de los clientes internacionales. A estos 9.500 despidos hay que sumar los aproximadamente 5.400 realizados desde el principio del Año, hasta un total de 14.900, según la compañía. En total, tiene 27.000 empleados. Estas medidas permitirán al negocio de DHL Express USA una reducción del 80% en sus gastos operativos, pasando de los actuales 4.200 millones de euros a menos de 770 millones de euros.

Pese a este severo recorte, la compañía dice que 'la cartera de servicios de DHL Express se mantiene en el resto del mundo'.

John Mullen, presidente de DHL Express, reconoce que con sus medidas se anticipa a la recesión económica. 'Dada la situación actual de incertidumbre y riesgo sin precedentes en la economía global, creemos que es crítico y prudente anticiparnos y tomar medidas adicionales que combatan lo que creemos será un año 2009 de extremos desafíos', afirmó.

Gana un 29% más

El grupo presentó ayer sus resultados de los nueve primeros meses. Lejos de resentirse por la crisis, recogen un aumento de su beneficio neto del 29%, hasta los 1.470 millones de euros, junto con un incremento del 2,3% en sus ingresos, que alcanzaron los 40.500 millones de euros.

El resultado neto de explotación (Ebit) aumentó un 27%, hasta los 2.100 millones de euros, principalmente debido al reembolso de 572 millones de euros del Gobierno alemán tras una decisión de subvenciones a nivel de la Unión Europea.

DHL continuará ofreciendo servicios internacionales y EE UU seguirá siendo parte integral de su red global. Cerca de la mitad del volumen global de sus envíos pasan por EE UU.