Bolsa de Nueva York

Nueva York reaviva las dudas sobre la banca y la industria y cierra con pérdidas

Wall Street continua con tendencia a la baja. Ni el ambicioso plan de estímulo del Gobierno chino para facilitar la inversión, ni la nueva inyección de capital del Ejecutivo estadounidense en AIG, pudo reflotar a Wall Street, que entró en números rojos lastrado por la mala jornada de General Motors.

Nueva jornada de ventas en la Bolsa de Nueva York, la falta de liquidez y la mala situación del sector financiero impidió que la jornada cerrara en términos positivos. El Dow Jones, el índice más importante de los que operan en Wall Street, cayó un 0,82% y se situó en los 8.870 puntos. El Standard and Poors 500 retrocedió un 1,27% hasta los 919 puntos y por su parte, el tecnológico Nasdaq, restó un 1,86% y quedó en los 1.616 puntos.

Tras caer más de un 4% la semana pasada, el parqué neoyorquino abrió hoy con ganas y con buenas noticias. El Gobierno de China anunció un plan de estímulo económico según el cual invertirá más de 500.000 millones de dólares hasta 2010, esto supone un gasto de casi una quinta parte del PIB anual del país asiático. La noticia fue muy bien recibida por los inversores en Nueva York y la Bolsa abrió con casi un repunte del 2%, lo que hizo presagiar una jornada de ganancias.

También ha sido hoy día de resultado, la aseguradora más importante de EE UU, AIG, presentó hoy unas pérdidas de 24.468 millones de dólares solo en el tercer trimestre. El presumible efecto negativo de esta noticia no llego a producirse, pues el Ejecutivo norteamericano se apresuró en anunciar una nueva inyección económica en la empresa por valor de 150.000 millones de dólares. Tras conocerse esta nueva intervención, las acciones de la empresa se dispararon y AIG cerró la sesión con un repunte del 7,58%.

Entre los valores destacados, la empresa fabricante de aluminio, Alcoa, fue la mejor de cuantas operan en el Dow Jones y ganó un 5,27%. Las empresas de telecomunicaciones volvieron a vivir una buena jornada y se afianzan como las menos castigadas por la crisis financiera. Verizon avanzó un 1.46% y su competidora AT&T ganó un 1,74%. Wal-Mart, a la espera de publicar sus resultados trimestrales sumó un 1,45%.

Las pérdidas volvieron a caer un vez más de los sectores automovilístico y financiero. La sombra de la suspensión de pagos se dejó notar en la cotización de General Motors, todos las informaciones apuntan a que será la próxima rescatada por el Gobierno, hoy perdió un 22,94% y alcanzó sus niveles más bajos en 62 años. Los bancos, sobre los cuales los inversores dudan perdieron posiciones y cayeron en bloque. Citigroup cedió un 5,16%, Bank of America un 4,93% y JPMorgan Chase un 3,55%.

El mercado de futuros de petróleo Texas, recuperó parte de lo perdido la semana pasada y se apreció un 2,28%, quedando el barril en 62,43 dólares. Las dos grandes petroleras de EE UU cerraron en positivo, Chevron ganó un 1,20% y Exxon Mobil un 0,09%.

Para la jornada de mañana, los inversores estarán muy atentos a la publicación del Redbook semanal de ventas a minoristas y de la publicación del índice de optimismo económico de noviembre. La empresa informática Microsoft, publicará sus resultados correspondientes al tercer trimestre del año