Finanzas

El Banco de España cuestiona las ayudas a la gran banca europea

El Banco de España se ha pronunciado con contundencia sobre las ayudas estatales que han recibido algunos de los grandes grupos financieros europeos. El supervisor considera que ciertas inyecciones de fondos se han calificado como capital de máxima calidad, sin que realmente lo sean. Esto está distorsionando la competencia.

Al regulador bancario español no le han gustado algunas de las medidas de rescate adoptadas por países europeos. En su último informe de estabilidad financiera, hecho público el miércoles pasado, el Banco de España ponía en tela de juicio ciertas prácticas detectadas en los últimos meses.

Uno de los aspectos más polémicos, según el organismo presidido Miguel Ángel Fernández Ordóñez, es el relativo a las inyecciones de capital realizadas en grandes grupos financieros con fondos público.

El supervisor considera que 'existen dudas sobre cómo encajan las características de los instrumentos empleados para recapitalizar a los bancos con ... los elementos que deben tener tanto el Tier 1 como el 'core capital dos categorías de capital de máxima calidad'.

La figura más conflictiva para el Banco de España son las acciones preferentes acumulativas (utilizadas por los Gobiernos de Reino Unido, Holanda, Bélgica y Francia) puesto que son 'capital de segunda categoría'.

Las inyecciones de fondos públicos para sanear los balances de banca europea suman ya un total de 117.000 millones de euros. Grandes grupos financieros, como Fortis o UBS, han recibido ya importantes transferencias de capital, al igual que buena parte de lo gigantes bancarios británicos.

'Las normas internacionales sobre recursos propios llevan más de 20 años fijándose en el seno del comité de Basilea y ahora no puede volver a definirse qué activos se consideran de máxima calidad', apuntan fuentes financieras.

Las ayudas públicas a la banca, además de estar distorsionando los criterios para medir la solvencia de las entidades financieras, pueden representar un agravio competitivo. Según el Banco de España, 'en la medida que estas actuaciones no estén cuidadosamente diseñadas y explicadas al mercado ... el terreno de juego competitivo se podría ver alterado, al tiempo que se introducirían distorsiones que harían más compleja la tarea de discriminación por parte de los agentes que participan en los mercados financieros'.

De acuerdo con otras fuentes del sector bancario, el proceso de saneamiento de algunos bancos en Reino Unido se está convirtiendo en una jugada de competencia desleal hacia otras entidades financieras.

Estas mismas fuentes no descartan que se lleve ante las autoridades europeas de competencia algunas de las ayudas recibidas por la gran banca del Viejo Continente.

¿Son solventes Santander y BBVA?

El pasado viernes, Morgan Stanley divulgó un informe sobre las necesidades de recapitalización de la banca europea. Los analistas de la firma cifran en 83.000 millones de euros el volumen de fondo que requieren los grandes grupos financieros. Según sus cálculos, Santander necesita 8.400 millones, muy lejos de los 21.200 millones que le harían falta a HSBC. Estas conclusiones no son nuevas. Hace tres semanas, Merrill Lynch señalaba que la entidad presidida por Emilio Botín tendría que ampliar capital por 6.600 millones y que BBVA precisa 2.400 millones de fondos adicionales. Estos cálculos se realizan teniendo en cuenta las previsiones de pérdidas y depreciaciones de activos que debilitarán los balances de los bancos, pero también los nuevos estándares de solvencia que se han instalado desde que comenzó la crisis. El Banco de España destaca en su informe de estabilidad que las entidades financieras nacionales están 'en torno a la media' y que si algunos bancos extranjeros han tenido que elevar sus ratios de solvencia ha sido por su exposición a 'determinados vehículos contabilizados fuera de balance'.