Hacia un nuevo orden financiero

Nuevo desplome de las Bolsas

La tensión extrema regresó ayer a los mercados, esta vez no tanto por la situación financiera como por el temor a la recesión global. Las Bolsas cayeron a plomo en Europa, con especial virulencia en el Ibex 35, que se dejó un 8,16%, la segunda mayor caída de su historia, afectado por la tensión en Argentina tras el anuncio de la nacionalización del sistema de pensiones. El S&P de EE UU cedió un 6,10%.

La Bolsa española es especialmente sensible a los acontecimientos que suceden en América Latina, dada la exposición de las empresas españolas a la región. Los grandes valores españoles acusaron ayer la decisión del Gobierno argentino de nacionalizar los fondos de pensiones y se desplomaron, provocando un descenso del Ibex 35 del 8,16%, la segunda mayor caída de su historia, después del retroceso del 9,14% que tuvo lugar el pasado 10 de octubre. Telefónica (-8,83%), Santander (-9,91%), BBVA (-9,10%) y Repsol (-15,75%) arrastraron consigo al resto del mercado. Junto con Repsol, Gamesa sufrió la peor caída del Ibex, un 22,3%.

El índice español cerró a 8.995 puntos en su nivel más bajo de los últimos cuatro años. En el mercado continuo se negociaron acciones por valor de 5.881 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la media diaria de los últimos meses, en torno a los 5.000 millones.

La tensión en el mercado comenzó cuando saltaron rumores en torno a la posibilidad de que el Estado argentino se vea abocado al impago de su deuda por segunda vez en una década. La intención del Gobierno de nacionalizar los planes de pensiones privados se ha entendido como que el país necesita capital para hacer frente a los próximos vencimientos de deuda, a pesar de que el argumento oficial esgrime las fuertes pérdidas que sufren estos planes para tomar su control.

La Bolsa argentina se desplomó un 10,11% después del retroceso del 10,99% de la víspera y otros mercados latinoamericanos se vieron contagiados ante el temor de que el próximo foco de la crisis se encienda en la región: el Bovespa de Brasil cedió un 10,20% y el Mexbol mexicano, un 7,01%. El intenso movimiento de salida de los mercados de mayor riesgo por parte de los grandes inversores internacionales arrastró a las divisas de muchos países emergentes y el precio de los bonos cayó con fuerza.

Los mercados emergentes suelen ser las primeras víctimas de la inestabilidad económica, porque los inversores internacionales en primer lugar repatrían capital de los activos de mayor riesgo, lo que afecta a sus mercados de acciones, de bonos y a sus divisas.

Pero la incertidumbre generada por la decisión del Gobierno argentino no fue sino un factor más de preocupación en una jornada marcada por el pesimismo generalizado. El temor a una recesión global se colocó ayer en primer plano que afectó a los mercados de todo el mundo.

En Europa, los sectores de materias primas (compañías mineras principalmente) y petrolero sufrieron fuertes recortes, del 9,03% y del 6,98%, respectivamente, debido al descenso de precio de los materiales básicos, entre ellos el petróleo, que llegó a perder la cota de los 66 dólares y situarse al nivel más bajo desde mediados de 2007. Las materias primas, según el índice CRB Reuters, cotizan al precio más bajo desde septiembre de 2004. Ambas son señales de desaceleración económica, porque cuando se reduce la actividad disminuye, lógicamente, la demanda de energía y materiales básicos.

Las Bolsas europeas acusaron el temor a la recesión y cayeron con fuerza. El Euro Stoxx 50 cedió un 5,43, el FTSE de Londres, un 4,46%, el Cac de París, un 5,1%, y el Dax de Fráncfort, un 4,46%.

Wall Street contribuyó a ahondar las caídas de las plazas europeas, tras una apertura en negativo marcada por los malos resultados. Wachovia comunicó unas pérdidas de 24.000 millones de dólares en el tercer trimestre (18.500 millones de euros). No obstante, McDonald's y Apple calmaron el nerviosismo gracias a unas cifras mejores a lo esperado.

Los índices estadounidenses no lograron escapar a las pérdidas. Al cierre, el Dow Jones cedió un 5,69%, el Nasdaq, un 4,77% y el S&P 500, un 6,10%. El peso de las caídas lo sufrieron de nuevo las compañías de materias primas y energía, aquejadas por la caída de los precios de las materias básicas.