Futuro de la compañía

Spanair iniciará el plan de viabilidad este mes y retirará ocho aviones el próximo día 15

Spanair espera iniciar el plan de viabilidad de la compañía este mes de manera que el próximo día 15 retirará de ocho aviones -contando el accidentado-, y para ello, la dirección de la aerolínea instó hoy a los trabajadores, durante la Mesa de negociación, a alcanzar un principio de acuerdo en los puntos básicos a fin de poder ajustar las extinciones de los contratos previstos a la retirada de estos aviones.

Así lo detallaron fuentes de la compañía a Europa Press tras la reunión desarrollada hoy en el Hotel Royal Cristina del Arenal de Palma, quienes remarcaron que el plan de viabilidad de Spanair es, tras el accidente del pasado 20 de agosto en Barajas, "más urgente que nunca" por el "impacto" de éste en "las cuentas" de la compañía.

De esta manera, el director de Recursos Humanos de la compañía, Héctor Sandoval, informó que la caída de las reservas de Spanair desde finales de agosto "se traduce en una merma adicional de ingresos a finales de año que podría oscilar entre los 30 millones de euros y los 60 millones, en el peor de los casos". Esto no sólo "disparará" el nivel de pérdidas previsto para este ejercicio "sino que dilata todavía más en el horizonte una futura recuperación".

La dirección de Spanair también anunció que destinará un total de 20 millones de euros para costear el pago de las indemnizaciones por despidos y traslados.

Además de los ocho aviones que dejarán de volar a partir del 15 de septiembre -los cinco Boeing 717 de Aebal y el siniestrado en Barajas-, el 1 de octubre se retirarán tres unidades y el 25 de octubre las cuatro restantes.

La empresa ofreció a los trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) una indemnización para los despidos de 25 días por año trabajado con un tope máximo de 12 mensualidades y de cuatro meses de sueldo fijo bruto para los traslados geográficos.

Fuentes de la compañía indicaron que la empresa se "reconsideró" si el Plan de Viabilidad presentado antes del accidente "era suficiente" y que, finalmente, decidió "mantener" los objetivos, que son "lo mínimo" que se debe conseguir.

Así, estos "aspectos esenciales" del Plan son, según recordaron, el recorte de 954 contratos a tiempo completo, la reducción de capacidad en 15 aviones, medidas de congelación salarial y, finalmente, la concentración en las bases de Madrid y Barcelona.

Spanair manifestó que las iniciativas de la compañía van desde la reducción de combustible a una profunda revisión de todos los costes de distribución o la renegociación de los contratos con proveedores.

Será el próximo 25 de septiembre cuando se presente una cuantificación económica de las iniciativas contempladas en el plan de viabilidad para los próximos dos años.

La fecha de finalización de los 30 días para negociar el ERE comenzará a partir de hoy, puesto que, tras la presentación del ERE el 8 de agosto, la Dirección General de Trabajo solicitó a la compañía que aportara una serie de documentación, lo que supuso que se paralizara el cómputo. Una vez que se presentó ésta, debido al accidente, la dirección solicitó que el plazo legal comenzara a contar desde la reanudación de la Mesa de Negociación Unitaria.

Plan de reactivación de la confianza

Por otra parte, la compañía anunció que la dirección comercial está trabajando en un plan de reactivación para "poder recuperar la confianza" de los clientes y reducir, así, el efecto negativo generado por el accidente del 20 de agosto.

El Sepla, dispuesto a colaborar

El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) en Spanair se ofreció hoy para prescindir de ciertos beneficios laborales contenidos en su convenio colectivo con el fin de contribuir a garantizar la viabilidad y futuro de la compañía aérea en estos momentos "tan difíciles".

El colectivo de pilotos señaló en un comunicado su deseo de ser "partícipe de todo aquello que permita garantizar la viabilidad y el futuro" de la aerolínea, pese a mantener las discrepancias manifestadas "reiteradamente" hacia la dirección de Spanair, "obviamente, sin perjuicio de la estricta observancia de la normativa vigente y de los más altos estándares de seguridad operacional, de los que Spanair ha sido siempre un fiel exponente".

El Sepla recalcó que a través de esta medida, mediante la cual prescindirían de beneficios que contribuyen a flexibilizar y dinamizar la operación, pretende demostrar a la dirección de la aerolínea y a sus propietarios que "apuesta por el futuro de la marca", aun manteniendo su desconfianza hacia los actuales gestores y su modelo de gestión.

"Esperamos sin lugar a dudas que, con esta medida, además de aquellas otras que la dirección de la Compañía debería estar tomando, consigamos que Spanair siga ocupando el lugar que le corresponde dentro del panorama aeronáutico nacional y europeo", recalcó el sindicato, quien solicitó una comunicación "fluida y permanente" con la compañía.