EDITORIAL

Reunificadoras en coma

La crisis económica continúa pasando factura negocio a negocio. Y en su vertiente puramente financiera, más. Si bancos, cajas de ahorros y cooperativas están comenzando a sentir en sus balances los rigores de los problemas de liquidez y de la sequía del crédito, esa tendencia se ha multiplicado dramáticamente en el caso de las reunificadoras de deuda. Un detallado análisis efectuado por CincoDías revela que más del 50% de las oficinas que prestaban este tipo de servicios en España a principios de año han decidido echar el cierre. Algo muy similar a lo que ha ocurrido con las agencias dedicadas a la intermediación inmobiliaria. Dos ejemplos de negocios de temporada, de negocios que crecen al calor de la eclosión económica y que se disuelven como azucarillos a medida que ese estallido pierde fuerza.