COLUMNA

Nuevo escenario para el empleo

Las previsiones de crecimiento para España apuntan una fuerte desaceleración, destaca el autor, que analiza sus efectos sobre el empleo. La pérdida de ocupados en determinadas ramas de actividad es compensada, según concluye, por la ganancia en otras mucho más dinámicas, lo que lleva a un nuevo escenario para el empleo

Las turbulencias del entorno financiero internacional, caracterizadas por alta incertidumbre, empeoran la situación económica. Nuestro país no es ajeno a la desaceleración del crecimiento mundial. Las previsiones para España apuntan a que el PIB, para el presente ejercicio, se situará en torno al 2,4%, según el Banco del España, frente al 3,8% de 2007.

Por ello, es interesante analizar cuáles son los efectos de la contracción del PIB sobre el empleo y observar su evolución en los sectores y distintas ramas de actividad. Según el último barómetro del CIS los problemas económicos y el paro son los que más afectan a la sociedad española.

Los ocupados afiliados, de momento, resisten a la desaceleración económica

En este sentido, los datos sobre el número de afiliados al sistema de la Seguridad Social, a 31 de mayo, asciende a 19,3 millones para el total del sistema y 14,8 millones para el Régimen General, lo que supone un incremento respecto al mes de diciembre de 2007 de 188.000 (0,98%) y 144.000 (0,98%), respectivamente.

Por su parte, si nos interesamos por la composición sectorial de los ocupados afiliados al Régimen General hasta finales de mayo, se observa cómo la agricultura, en lo que va de año, crea empleo en casi 11.000 afiliados más (13%) y en términos interanuales, en 6.761 afiliados (7,5%). Como asimismo el sector servicios, en 167.900 afiliados (1,3%), en los cinco primeros meses, y 309.500 (3%), respecto a los últimos 12 meses.

Por el contrario, disminuyen afiliación el sector de la construcción, en 38.466 afiliados menos (-2,1%) en lo que va de año. Pero aquí el dato relevante es el interanual, ya que dicho sector disminuye empleos en 207.618 (-10,6%). Lo que demuestra que la destrucción más importante del empleo ha tenido lugar en los últimos seis meses del pasado año. Así, se perdieron unos 126.100 empleos de los cuales, sólo en el mes de diciembre se contabiliza una pérdida de 117.000 (57% del total).

El sector industrial, que en los últimos 12 meses había experimentado una disminución en el empleo (-28.269, el 1,3%), registra una suave mejoría, ya que gana afiliación en lo que va de año en 3.582 afiliados más (0,15%).

Pero, en particular, hay que destacar el subsector textil y de calzado (último dato disponible correspondiente al mes de abril de 2008) que aglutina la mayor pérdida de afiliados (51% del sector industrial) y en el primer cuatrimestre de 2008 se pierden 6.182 afiliados (-3%). Quizás debido a los ajustes estructurales por los que atraviesa el textil, principalmente, por la competencia de China. A ello hay que añadirle la moderación del consumo interno.

Por su parte, el subsector comercio, en lo que va de año (hasta mayo), registra una pérdida de 63.000 empleos (-2,4%). Por contrapartida, en el conjunto de los últimos 12 meses presenta una ganancia de 42.000 afiliados (1,7%).

En este sentido, ante la incertidumbre en las ventas, la mayoría de empresas de distribución están efectuando campañas específicas que, sin llegar a ser rebajas, atraigan clientes a sus establecimientos para impulsar sus ventas. La inflación y los tipos de interés están repercutiendo de manera negativa en la renta disponible y la disposición al gasto de las familias españolas.

El Banco de España, en su Boletín del mes de abril, señaló que la desaceleración se constata por el menor empuje de la demanda interna, que sólo aumentó un 3%. El consumo de los hogares españoles sólo creció un 1,8%, el menor ritmo en 12 años, según el INE.

El análisis de la variación del empleo por ramas de actividad refleja que el aumento más importante se produce en el sector servicios de mercado; destacando varias ramas de actividad por parecer inmunes a la desaceleración económica y mostrar un comportamiento del empleo más dinámico que el resto. En efecto, destaca hostelería, que crece en 119.000 nuevos afiliados (12,9%) y se convierte, entre todas las ramas de actividad, en el mayor incremento en lo que va de año. Servicios a empresas le sigue en importancia con 30.000 afiliados (1,4%) y transporte en 15.200 (1,8%).

En cuanto, al sector servicios no mercado destaca educación con 26.000 nuevos afiliados (3,9%) en lo que va de año, y 39.300 (6%) en variación interanual. A continuación: actividades sanitarias y servicios sociales, con 21.300 afiliados (1,8%), y servicios personales, con 11.200 (1,6%).

En conclusión, los ocupados afiliados, de momento, resisten a la desaceleración económica. La pérdida de ocupados en determinadas ramas de actividad es compensada por la ganancia en otras mucho más dinámicas. Lo que nos sitúa ante el reto de un nuevo modelo económico.

Vicente Castelló Roselló. Profesor de la Universidad Jaume I