Declaraciones

El presidente de BAA asegura que "no era consciente" de que la T5 no estaba lista

El presidente del operador británico BAA, Colin Matthews, aseguró en el Parlamento británico que "no era consciente" de que la terminal 5 del aeropuerto londinense de Heathrow no estaba preparada cuando abrió sus puertas el pasado 27 de marzo, cuando el caos en la gestión de los equipajes y la cancelación de vuelos se convirtieron en una constante en unas instalaciones que costaron más de 6.000 millones de euros.

En una intervención ante la Comisión de Transportes de Westminster, Matthews reconoció los fallos denunciados por miles de pasajeros en torno a los ascensores fuera de servicio, los aseos no disponibles y los trabajos de pintura sin concluir, pero aprovechó para reivindicar la recuperación promovida desde entonces hasta el normal funcionamiento actual del edificio.

Con todo, después de que los parlamentarios acusasen a la compañía de pretender "hacer tonto a este país" con la deblace, Matthews aclaró que todavía no se había puesto en marcha una investigación para determinar sobre quién pesa la responsabilidad de los errores en cadena registrados en la terminal, en la que opera en exclusiva British Airways, ya que, hasta ahora, "se han puesto todos los recursos en arreglar las cosas para los viajeros".

Además, aludió a la principal contingencia que desencadenó el caos en las primeras semanas, el fallo en el sistema de gestión del equipaje, y aseguró que había sido probado "unas 20 veces" antes de la apertura comercial con resultados satisfactorios que, sin embargo, "no se produjeron en la situación real" que siguió a las jornadas posteriores a la apertura del 27 de marzo, tras la inauguración presidida por la Reina Isabel II el 14 de marzo.

FERROVIAL 24,71 -3,74%