Eléctrica

Iberdrola coloca bonos por 1.750 millones en cuatro horas

En un tiempo récord de cuatro horas, Iberdrola logró ayer colocar bonos por 1.750 millones. Es la primera colocación de estas características desde junio de 2007 y servirá a la eléctrica para refinanciar una parte de su deuda de 19.881 millones.

Iberdrola cerró ayer una colocación pública de bonos en el mercado europeo por 1.750 millones a 5 y 10 años. Esta operación, según una nota remitida por la compañía, 'le permitirá refinanciar la deuda en condiciones favorables y alargar la vida media de la misma siguiendo un criterio de solvencia financiera y continuar afrontando las inversiones previstas en el plan estratégico 2008-2010, que alcanzarán los 24.200 millones de euros'.

La eléctrica ha realizado esta colocación, la primera de estas características llevada a cabo por una gran empresa española en el actual contexto financiero (desde el mes de junio de 2007), a través de ABN Amro; Royal Bank of Scotland y Barclays Capital, junto con BNP Paribas, HSBC y Santander.

Las condiciones de la misma 'han sido excelentes', según la compañía, y figuran entre las mejores conseguidas en los últimos tiempos por una empresa con un rating similar. El spread (o diferencial) es de 83 puntos básicos sobre el swap a 5 años (índice de referencia a este plazo) para un importe de 1.000 millones de euros; y de 110 puntos básicos sobre el swap a 10 años para los 750 millones restantes.

La deuda de la eléctrica ha pasado de 12.455 millones a 19.881 millones

IBERDROLA 8,82 -0,74%

La empresa que preside Ignacio Sánchez Galán atribuye 'a la efectividad de la presentación del plan estratégico entre los principales inversores europeos', el que la colocación se pudiera realizar en un tiempo récord de cuatro horas entre más de 350 inversores, fundamentalmente, de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, tras recibir órdenes por casi 8.000 millones.

Deuda

Sin tener en cuenta el impacto de la insuficiencia tarifaria (1.471 millones, según la compañía), la deuda neta de Iberdrola al finalizar el primer trimestre de 2008 ascendía a 18.410 millones (19.881 millones el endeudamiento neto), frente a los 12.455 millones registrados en igual fecha del año anterior, mientras que el ratio de apalancamiento financiero se situaba en el 40,9%, frente al 52,7% del ejercicio precedente.

El coste financiero de la empresa al final del primer trimestre se situaba en el 5,1%, 40 puntos básicos por encima de 2007. Por divisas, la deuda está en un 63% en euros, frente al 86% el año pasado; y por sociedades del grupo, el 80% está en Iberdrola S.A.

La eléctrica cerró el año pasado la compra de Scottish Power, por 17.000 millones de euros. Posteriormente, acordó la compra de la estadounidense Energy East, que podría no materializarse si las condiciones de las autoridades neoyorquinas no son razonables, según ha reconocido la compañía. Para esta compra, Iberdrola realizó el año pasado una ampliación de capital acelerada, que se sumó a las que realizó para abordar la compra de eléctrica escocesa.

La mayor emisión tras la crisis

La colocación de bonos de Iberdrola supone, según un experto, 'la apertura del mercado crediticios', afectado desde el pasado verano por la crisis de las hipotecas subprime de Estados Unidos. Al menos, es la primera emisión que hace una gran empresa española de las características de Iberdrola desde junio. En este periodo, destacan sólo las emisiones de deuda realizadas por el Banco Santander y Caja Madrid. El pasado 17 de abril, la entidad que preside Emilio Botín colocó 1.500 millones en bonos a dos años, que se sumaban a otros 2.500 millones captados 15 días antes. Ya en septiembre, el banco desafió a la crisis emitiendo 7.000 millones en bonos convertibles, con una fuerte demanda, si bien, la entidad fue uno de los colocadores. También Caja Madrid ha abordado una emisión de bonos a tres años por 1.250 millones. La Caixa también cubrió la semana pasada una emisión, en este caso de cédulas hipotecarias, lanzada desde noviembre de 2007 para el mercado institucional, por un importe de 1.500 millones de euros.